Solemnidad de la Santísima Trinidad

Cartagena Lorca PlanesMons. José Manuel Lorca      Este último domingo del mes de mayo tiene un protagonismo tan grande y tan fuerte que no pasará desapercibido para los creyentes, porque celebramos la solemnidad de la Santísima Trinidad. La confesión trinitaria es la interpretación adecuada, necesaria y vinculante de la revelación escatológica de Dios en Jesucristo mediante la acción del Espíritu Santo. Así, la confesión trinitaria es el resumen y la suma de todo el misterio cristiano y de ella depende el conjunto de la realidad soteriológica cristiana, toda la Historia de la Salvación. Cuando hablamos de la Trinidad se nos abre en el horizonte el panorama de la Historia de la Salvación, cuya conclusión es siempre esta: “Dios es Amor” (1Jn 4,8-16). En esta frase podemos resumir el misterio de la Trinidad que se encuentra en el centro de la profesión de fe. Pero es esencial y aparece en las lecturas de esta solemnidad la unidad y unicidad de Dios: “El Señor es el único Dios allá arriba en el cielo, y aquí abajo en la tierra; no hay otro”, dice el libro del Deuteronomio.

El acceso que nosotros tenemos a la Trinidad es porque nos la ha revelado Jesús, por medio del misterio de su vida y de su Palabra. Jesucristo es la vía para llegar a Dios, porque se ha hecho uno de nosotros y nos habla con nuestro lenguaje. Para llegar al conocimiento de Dios no se nos ha dado otra lección mejor que la de partir de la historia de la revelación, de los signos que percibimos de la acción de Dios en nuestra historia: “La Trinidad tal como es en sí (inmanente) se nos da a conocer en la Trinidad tal como es para nosotros (económica): uno y el mismo es el Dios en sí y el Dios que se revela, el Padre por el Hijo en el Espíritu Santo”.

En esta solemnidad de la Trinidad muchas órdenes religiosas renuevan su consagración total y definitiva a Dios, le vuelven a decir al Señor que les siga dando la fuerza necesaria para no decaer en su voluntad de ofrecerse de entregarse para siempre. Felicitamos a los religiosos y religiosas contemplativos por sus vidas llamadas a la santidad en la oblación y por las oraciones y sacrificios por la Iglesia, por nuestra Iglesia.

Sabemos que los contemplativos habéis sabido elegir, aunque el mundo no entienda vuestro estilo de vida, porque no conoce el amor, el mundo duda si el amor es posible, más cuando tantos fracasos soporta por la cantidad de fracasos afectivos, desilusiones, sentimientos rotos y traicionados… Pero un cristiano sabe a ciencia cierta que el amor sí es posible y que el verdadero amor de entrega mantiene abiertas las puertas de la esperanza y del futuro, que el amor verdadero genera alegría y paz, que amor une a las personas y las hace libres en el mutuo respeto.

A vosotras, hermanas de los conventos de clausura de nuestra Diócesis, os damos las gracias y hoy seremos nosotros los que os aseguramos que rezaremos por todas vosotras, porque dais sentido a la vida de todos, en silencio, con la sencillez de vuestra pobreza, con la humildad de vuestra obediencia, con la pureza de vuestra castidad y con vuestra filial entrega a Dios.

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 347 Articles
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.