LA ACTUAL PERSECUCIÓN DE LOS CRISTIANOS

mons_Ricardo_BlaquezMons. Ricardo Blázquez            El martirio de cristianos ha vuelto a ser, en nuestros días, tan numeroso o más que en los primeros siglos de la Iglesia dentro del Imperio romano. Ahora procede la persecución del fundamentalismo extremista musulmán, llamado Yihadismo, que debe distinguirse bien del Islam moderado, extendido por varios países de Asia y de África. En ocasiones ha sido grabada la cruel ejecución para convertirla en espectáculo horrendo y para aterrorizar a los espectadores.

La dureza de la persecución ha herido no sólo a cristianos de las diversas confesiones sino también a fieles de otras religiones. Defendiendo a todos ha levantado el Papa su voz y les ha mostrado su proximidad en la oración, con el afecto, el apoyo social y económico. Nos adherimos al Papa en todas estas manifestaciones. La solidaridad humana, la fraternidad cristiana y la condición de creyentes nos une a todos para exigir respeto a la dignidad humana y a la libertad religiosa.

El Concilio Vaticano II ha sido para nosotros católicos providencial, también en este aspecto que ahora tratamos; fieles del Islam han reconocido este servicio que nosotros hemos recibido, y han echado de menos algo semejante en su religión.

Recordamos ahora  la Declaración conciliar Dignitatis humanae, aprobada el día 7 de diciembre de 1965. Las siguientes palabras pertenecen a este documento: “Este Concilio Vaticano declara que la persona humana tiene derecho a la libertad religiosa. Esta libertad consiste en que todos los hombres deben estar libres de coacción, tanto por parte de las personas particulares como de los grupos sociales y de cualquier poder humano, de modo que en materia religiosa, ni se obligue a nadie a actuar contra su conciencia, ni se le impida que actúe conforme a ella, pública o privadamente, solo a asociado con otros, dentro de los debidos límites” (nº 2). Este derecho está fundado en la dignidad de la persona humana. La fe en Dios es una respuesta consciente y libre del hombre; sería contradictorio con ella pretender forzar a creer o a no creer. La fe es un sí personal, que nadie puede forzar ni impedir. Debemos reconocer que en este punto ha existido a lo largo de la historia una maduración de la conciencia de los hombres y de las condiciones sociales y culturales de la fe.

Nuestras sociedades son plurales, también en el orden religioso; por lo cual deben ser respetados los ciudadanos en sus opciones de fe. El Estado es aconfesional, es decir no es católico ni ateo, pero los ciudadanos serán lo que en conciencia deseen ser. Debemos convivir todos con respeto y en un marco de libertad. El ideal no es la reducción de la fe a la privacidad, sino regularla. Las minorías deben ser respetadas, pero puede haber razones históricas y culturales que hacen que una confesión cristiana o una religión sea mayoritaria, sin imposiciones sino en convivencia respetuosa. La forma adulta de convivir personas diferentes en lo religioso no es la ocultación o un común denominador arreligioso o la privacidad, sino el respeto a las personas en todas sus dimensiones civiles, religiosas, en privado y en público. El ejercicio de todos los derechos humanos debe estar garantizado en la sociedad.

Pedimos a todos que nunca utilicemos el nombre de Dios para perseguir e incluso asesinar a personas de otra religión. Matar en nombre de Dios es profanarlo y pervertir el sentido de su reconocimiento, que nos pide unir la adoración de su Nombre y el servicio a los demás. Es terrible que a unas personas y familias se las sitúa forzadamente y sin escapatoria ante las alternativas siguientes: O creéis y hacéis lo que os mandamos, o salís de vuestra tierra, de vuestra casa y de vuestro pueblo, que ha sido vuestra patria desde tiempo inmemorial o inmediatamente os asesinamos. Y así han tenido que huir muchos miles de hombres y mujeres, de niños y ancianos, de familias enteras. El Papa ha clamado: Es necesario detener este furor y frenar a estos agresores. ¿Se hacen eco nuestras sociedades occidentales debidamente de esta causa, para que la opinión pública exija que se paren estos desmanes?. ¡Que toda causa a favor de la vida, de la dignidad humana y de sus derechos halle en nosotros apoyo y defensa!. La violencia y la crueldad han alcanzado cotas que pensábamos habían sido superadas hace siglos de civilización, de cultura y de la relación entre los hombres.

Los derechos humanos forman una especie de constelación. Unos derechos deben armonizarse con otros como los astros entre sí siguiendo cada uno su órbita. Ningún derecho humano es “absoluto” en el sentido de que pueda desarrollarse sin tener en cuenta los demás derechos. Las personas tienen derecho a la libertad de expresión, a la libertad religiosa, así como tienen derecho a que sean debidamente respetados sus legítimos sentimientos religiosos y sus manifestaciones en el ámbito del bien común.

Me permito recoger aquí un testimonio muy elocuente del Papa Francisco. En un foro particular, en el Parlamento Europeo, pronunció lo siguiente el día 25 de noviembre de 2014: “No podemos olvidar aquí las numerosas injusticias y persecuciones que sufren cotidianamente las minorías religiosas, y particularmente cristianas, en diversos países del mundo. Comunidades y personas que son objeto de crueles violencias: expulsadas de sus propias casas y patrias; vendidas como esclavas; asesinadas, decapitadas, crucificadas, quemadas vivas, bajo el vergonzoso y cómplice silencio de tantos”.

Respetemos los derechos humanos de todos y exijamos que sean respetados.

+ Ricardo Blázquez,

Arzobispo de Valladolid

Card. Ricardo Blázquez
Acerca de Card. Ricardo Blázquez 85 Articles
Don Ricardo Blázquez Pérez nació en Villanueva del Campillo, provincia y diócesis de Ávila, el 13-4-1942. Realizó sus estudios en los seminarios Menor y Mayor de Ávila (1955-67) y fue ordenado presbítero el 18-2-1967. Obtuvo el doctorado en Teología por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma (1967-72) y también estudió en universidades alemanas. Sus 21 años de ministerio sacerdotal se centraron en la actividad docente. Fue secretario del Instituto Teológico Abulense (1972-76), profesor (1974-88) y decano (1978-81) de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, así como vicerrector de la misma. El 8-4-1988 fue elegido obispo de la iglesia titular de Germa di Galazia y nombrado obispo auxiliar de Santiago de Compostela, recibiendo la ordenación episcopal en esa catedral el 29 de mayo siguiente de manos de D. Antonio María Rouco Varela. El 26-5-1992 fue designado obispo de Palencia y el 8-9-1995 obispo de Bilbao. El 13-3-2010 se hizo público su nombramiento por el papa Benedicto XVI como 14.º arzobispo metropolitano y 40.º obispo de Valladolid, sede de la que tomó posesión el 17-4-2010. Desde marzo de 2014 es el presidente de la Conferencia Episcopal Española, organismo del que ya fue presidente entre 2005 y 2008, y vicepresidente entre 2008 y 2014; anteriormente, fue miembro de la Comisión para la Doctrina de la Fe (1988-93) y de la Comisión Litúrgica (1990-93), y presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe (1993-2002) y de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales (2002-05), así como Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca (2000-04). El papa Francisco le creó cardenal en el consistorio del 14-2-2015, con el título de Santa Maria in Vallicella, y le nombró miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (2014), de la Congregación para la Doctrina de la Fe, del Consejo Pontificio de la Cultura y de la Congregación para las Iglesias Orientales (todos en 2015) y de la comisión cardenalicia para la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (2016). Además de colaborar en la redacción de muchos documentos de la Conferencia Episcopal Española, son reseñables sus siguientes publicaciones: La resurrección en la cristología de Wolfhart Pannenberg (1976) Jesús sí, la Iglesia también (1983) Jesús, el Evangelio de Dios (1985) Las comunidades neocatecumenales. Discernimiento teológico (1988) La Iglesia del Concilio Vaticano II (1989) Tradición y esperanza (1989) Iniciación cristiana y nueva evangelización (1992) Transmitir el Evangelio de la verdad (1997) En el umbral del tercer milenio (1999) La esperanza en Dios no defrauda: consideraciones teológico-pastorales de un obispo (2004) Iglesia, ¿qué dices de Dios? (2007) Iglesia y Palabra de Dios (2011) Del Vaticano II a la Nueva Evangelización (2013) Un obispo comenta el Credo (2013)