“LA FAMILIA MISIONERA”

Mons. Juan José OmellaMons. Juan José Omella        Preparando la Jornada de Nueva Evangelización

Madre y maestra, la familia, iglesia doméstica, es la fuente de la vida y de la Evangelización.

Ya el Concilio Vaticano II afirmaba: “El bienestar de la persona y de la sociedad humana y cristiana está estrechamente ligado a una favorable situación de la comunidad conyugal y familiar” (GS, 47).

La nueva Convocatoria Sinodal sobre la Familia vuelve a resaltar lo decisivo de la familia para la humanidad y para la iglesia. El Documento Preparatorio destaca la necesidad de dar gracias a Dios por las familias cristianas, así como de renovar su identidad y su misión en el momento actual.

Es innegable que el evangelio de la familia, custodiado fielmente por la Iglesia, exige ser anunciado en las circunstancias actuales con alegría y esperanza nuevas, con la mirada puesta en Jesucristo.

Todos hemos nacido en una familia, hemos crecido en ella, en ella hemos sido educados generosamente para la vida, en la fe y en el amor. Tenemos la misión de custodiarla, de ofrecerla como el camino más eficaz y hermoso para que el ser humano llegue a plenitud. Es lo que quiso Dios y es lo que el hombre anhela desde su misma entraña original. Somos conscientes de que necesitamos un nuevo ardor, un nuevo lenguaje, una renovada fidelidad, para hacer de la familia cristiana viva imagen del Dios trinitario y modelo de humanidad. La fuerza del Espíritu nos empuja a su renovación. El Papa Francisco nos llama a evangelizar, a mostrar el gozo del Evangelio a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, venciendo el desánimo y la desolación.

Como ya es sabido, el día 30 de mayo, sábado, celebraremos la II Jornada de Nueva Evangelización. Estará dedicada a “La Familia Misionera”. Reflexionaremos sobre su papel, esencial en la Iniciación Cristiana, sobre su capacidad de respuesta a los problemas de hoy. Conoceremos de primera mano experiencias con vistas a animar, renovar y revitalizar nuestras comunidades parroquiales, y oraremos juntos celebrando la llamada permanente del Señor.

Por la mañana, el señor obispo de Teruel y Albarracín, miembro de la Subcomisión Episcopal para la familia y la Defensa de la Vida, de la Conferencia Episcopal Española, nos hablará, en primer lugar, acerca de “La familia y la Iniciación Cristiana. Situación y problemática actual”. Y posteriormente, en una segunda conferencia, sobre “Desafíos y propuestas pastorales en el contexto de la Evangelización”.
Por la tarde contaremos con un panel de experiencias de Nueva Evangelización de la familia. Estará integrado por miembros de las siguientes instituciones: “Familias invencibles”, “Acoger en la dificultad”, “Movimiento Familiar Cristiano” y “Encuentro Matrimonial”. Y pondrán a nuestra disposición sus vivencias en el ámbito de la familia evangelizada y evangelizadora.

Del empeño de todos depende, en gran parte, el desarrollo de esta Jornada que puede ayudarnos a tomar conciencia de la importancia de la familia como lugar idóneo de evangelización, a priorizar su protección y cuidados pastorales y a propiciar entre todos que el ideal de la familia cristiana sea valorado y alentado como merece.

¡Que nuestra Señora de Valvanera nos ayude e ilumine!

Con mi afecto y bendición,

+ Juan José Omella Omella,

Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 334 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.