Ascensión del Señor – Ante las agresiones contra la libertad religiosa (17 de mayo de 2015)

Mons. MunillaMons. José Ignacio Munilla     Queridos hermanos todos:

Siguiendo la cronología narrada en las Sagradas Escrituras, transcurridos ya 40 días de la Resurrección del Señor, la Iglesia celebra la Ascensión de Jesucristo a los cielos, y queda a la espera de la llegada del Espíritu Santo en Pentecostés, que celebraremos el próximo domingo.

Según el Evangelio de San Marcos que acabamos de proclamar, las últimas palabras de Jesús antes de su Ascensión fueron las siguientes: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”. Es decir, Jesús volvió al Padre encomendándonos que fuésemos “comunicadores” de su mensaje. Es por esto que la Iglesia Católica celebra en este día la Jornada de las Comunicaciones Sociales.

Dicho de otro modo, la razón de ser de la Iglesia no es la de quedarse en la sacristía, sino la de “comunicar” y salir al encuentro de una sociedad y de una cultura que tienen derecho a conocer el mensaje de Jesucristo sin distorsiones. De forma que el Evangelio pueda ser escuchado, discernido y, en su caso, abrazado con libertad y madurez, sin presiones ni coacciones de ningún tipo; es decir, en un clima de libertad religiosa.

En este contexto de la Jornada de las Comunicaciones Sociales que hoy celebramos, me parece oportuno llamar la atención sobre el clima de falta de libertad religiosa que se está generando en nuestro entorno cultural más cercano; debido a la presión de un “laicismo agresivo”, detrás del cual se esconde la llamada “dictadura del relativismo”.

Sin ir más lejos, a escasísimos metros de esta catedral, se exhibe en la Bibioteca Provincial ‘Koldo Mitxelena’ una exposición en la que se pueden encontrar grafitis del siguiente tenor: “La Iglesia que más ilumina, es la que arde”, “Opus Dei sutara”, etc. Las gestiones que se han realizado ante la Diputación de Gipuzkoa solicitando la retira de esas expresiones violentas y amenazadoras, han sido baldías; lo cual lamentamos profundamente. Y por aquello de que un silencio prolongado pudiera derivar en la consolidación de la pérdida de la libertad religiosa en los espacios públicos, pienso que es llegado el momento de explicar públicamente nuestra posición al respecto, haciendo de la necesidad virtud.

En contra de lo que cabría concluir a primera vista, tras este tipo de episodios no se esconde un choque entre creyentes y no creyentes; sino que lo que está en juego es el mismo modelo de convivencia sobre el que hemos de construir nuestra sociedad. Es por ello que las autoridades políticas que gobiernan las instituciones públicas de Gipuzkoa (el Koldo Mitxelena, en este caso), no pueden mirar para otro lado, sino que tienen la plena responsabilidad en la permisión de estos ataques y provocaciones contra la libertad religiosa. En efecto, lo que está en juego es el reconocimiento de la libertad de conciencia. Es imposible generar espacios reales de libertad en nuestra sociedad, si no partimos de un suelo ético común, como es el respeto mutuo; basado en el reconocimiento de la dignidad inviolable de toda persona humana.

Ciertamente, no es de recibo invocar el respeto a la libertad de expresión para justificar en una exposición la presencia de invitaciones explícitas a ejercitar la violencia. Tampoco cabe justificar la inclusión de esas amenazas en una exposición, basándose en que son memoria histórica de lo que otros dijeron. Como prueba de la inconsistencia de este tipo de justificaciones, bastaría responder con honestidad a la siguiente pregunta: ¿Nos podemos imaginar en la exposición del Koldo Mitxelena un grafiti que dijese “la mezquita o la sinagoga que más ilumina, es la que arde”?… Si somos mínimamente sinceros, sin dejarnos cegar por la propia ideología, todos reconoceremos que afortunadamente sería impensable tal agravio a los hermanos musulmanes o judíos, en un espacio público.

¿Cómo se puede explicar entonces la admisión de tal falta de respeto hacia nuestra propia cultura cristiana, así como hacia al conjunto de los cristianos? Sin duda, solo cabe explicarla como consecuencia de una gravísima crisis espiritual, así como de una ausencia de valores éticos básicos; acompañada de la dejación de responsabilidades por parte de las autoridades, las cuales debieran tutelar el bien común del conjunto de los ciudadanos. Por todo ello, debemos expresar nuestra más enérgica protesta ante las autoridades competentes.

Ciertamente, el nivel de agresiones que sufren los cristianos en otros muchos lugares del mundo, no es ni remotamente comparable al nuestro. Y por ello, sin quedarnos centrados en nosotros mismos, dirijamos nuestra mirada a todos los cristianos que están siendo perseguidos en Oriente Medio, África y Asia. Nos disponemos a realizar una semana de oración por los cristianos perseguidos, desde hoy, día de la Ascensión, hasta el próximo domingo, día de Pentecostés. Creemos en el poder de la oración, además de constatar la necesidad de realizar gestos de concienciación, en medio de la notoria indiferencia de Occidente ante la persecución a los cristianos, extendida en tantas naciones. La ayuda económica a estos cristianos perseguidos está siendo canalizada desde diversas organizaciones, a las que os animo a apoyar.

Y, por último, no nos olvidemos de la conocida máxima de San Agustín: “De dos maneras ataca el mundo a los seguidores de Cristo: los halaga para seducirlos o los atemoriza para doblegarlos”. En efecto, la seducción del mundo puede llegar a ser una estrategia más eficaz para someter a los cristianos, que las mismas persecuciones. ¡Que el Señor nos conceda la coherencia de permanecer fieles a nuestra fe, y la valentía para testimoniarla ante el mundo! Así llevaremos a la práctica las palabras que Jesús nos dejó como testamento, en el momento de su Ascensión a los Cielos: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”.

+ José Ignacio Munilla Aguirre

Obispo de San Sebastián

Mons. José Ignacio Munilla
Acerca de Mons. José Ignacio Munilla 44 Articles
Mons. D. José Ignacio Munilla Aguirre nace en San Sebastián el 13 de noviembre de 1961. Inició los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de Toledo y los concluyó en San Sebastián. Obtuvo la licenciatura en Teología, especialización en Espiritualidad, en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos. Fue ordenado sacerdote en San Sebastián el 29 de junio de 1986. CARGOS PASTORALES Ha desempeñado el ministerio pastoral en Zumárraga: en los años 1986-1990 ha sido vicario parroquial en la Parroquia de la Asunción y en 1990 es párroco de El Salvador. Es también miembro del Consejo Presbiteral. El 24 de junio de 2006 fue nombrado Obispo Palencia y tomó posesión de la diócesis el 4 10 de septiembre de 2006. El 21 de noviembre de 2009 fue nombrado Obispo de San Sebastián,tomando posesión de la diócesis el 9 de enero de 2010. En la reunión plenaria del Consejo de Conferencias Episcopales Europeas (CCEE)que se celebró en Saint Gallen, Suiza, del 27 al al 30 de septiembre de 2012, fue nombrado presidente de la Comisión de Comunicaciones Sociales de los obispos europeos. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde la Asamblea Plenaria de marzo de 2017. Cargo que desempeña desde 2011. Durante el trienio 2005-2008 fue miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada. Desde 2008 y hasta 2013 fue miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (Subcomisión de Juventud).