Por los cristianos perseguidos

HoyoLopezRamonMons. Ramón del Hoyo     Queridos fieles diocesanos:
Los Obispos españoles reunidos en la reciente Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (días 20-25 de abril), hicieron suyas las palabras pronunciadas por el Señor Presidente, Emmo. y Rvdmo. Mons. Ricardo Blázquez, en su discurso inaugural, “nos unimos a las recientes peticiones del Papa Francisco a favor de los cristianos perseguidos en diversas partes del mundo”, acordamos invitar a los fieles diocesanos,
Primero: A orar intensamente por estos hermanos nuestros, como hacía la Iglesia Apostólica cuando el Apóstol Pedro fue encarcelado (cf. Hch 12, 5).
Para ello les invito y exhorto a dedicar el tiempo que transcurre desde la Ascensión hasta Pentecostés, al tiempo que nos preparamos para la celebración de la venida del Espíritu Santo, a orar juntos por esta intención.
Sería en los momentos siguientes:
 a) Añadiendo en las celebraciones de la Santa Misa la presente petición u otra semejante: “Por nuestros hermanos cristianos perseguidos: para que el Espíritu Santo les conceda el don de la fortaleza y convierta los corazones de quienes atentan cruelmente contra sus vidas y sus tierras, y en todas partes se afirme la paz y sea respetada la libertad religiosa. Roguemos al Señor.”
 b) En las preces de Laudes y Vísperas, añadamos la siguiente petición u otra semejante: “Envía, Señor, a la Iglesia y a la humanidad tu Espíritu de Amor para que desaparezcan las disensiones y odios, y los cristianos puedan convivir en paz y armonía con todos los hombres”.
 c) Dedicar, en uno de los días feriales, una celebración eucarística, previa convocatoria de los fieles,“por los cristianos perseguidos”, que se encuentra en el Misal Romano, nº 15, con lecturas propias del Leccionario VI, capítulo 12, o bien las lecturas del día.
 d) Invitar a los fieles asimismo a orar durante los ejercicios de piedad, como el rezo del Santo Rosario durante estas fechas del mes de mayo, o durante la adoración ante el Santísimo Sacramento, bien sea semanal o prolongada – continúa en las diversas Iglesias de la Diócesis.
  Segundo: A mostrar a favor también de los cristianos perseguidos nuestra solidaridad en forma de ayuda material para aliviar sus sufrimientos en los campos de refugiados y en las poblaciones asediadas.
La Conferencia Episcopal Española ha destinado 250.000 € para este fin que por medio de la Santa Sede hará llegar a los cristianos perseguidos por el órgano correspondiente.
Nos unimos así también a la invitación de Iglesia Necesitada a favor de la oración y apoyo a los cristianos perseguidos.
En la Diócesis se encauzarán estas ayudas a través de las cuentas de Cáritas Diocesana, con el expresado destino y por el mismo conducto de la Conferencia Episcopal.
Exhortamos para ello a sacerdotes, consagrados y fieles para que durante este tiempo pascual hasta Pentecostés, colaboremos con nuestras ayudas a este fin, en la forma que cada comunidad parroquial o de Religiosos y Religiosas tenga a bien organizar.
Oremos a la que es Madre de los Cristianos, y Madre de la Iglesia por tantos hermanos nuestros que sufren persecución a causa de su fe, para que nunca se sientan solos.
 Con mi afecto en el Señor.
+Ramón del Hoyo López
Obispo de Jaén
Mons. Ramón del Hoyo
Acerca de Mons. Ramón del Hoyo 149 Articles
Mons. Ramón del Hoyo nació el 4 de septiembre de 1940 en Arlanzón (Burgos). Cursó estudios en los Seminarios Menor y Mayor de Burgos, entre 1955 y 1963. Obtuvo la Licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca (1963-1965) y el Doctorado en la Pontificia Universidad Angelicum (1975-1977). Fue ordenado sacerdote para la archidiócesis de Burgos el 5 de septiembre de 1965. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis burgalesa. Comenzó como coadjutor de la parroquia de Santa María la Real y Antigua y Director espiritual de la Escuela media femenina “Caritas”, entre 1965 y 1968. Desde este último año y hasta 1974 fue Notario eclesiástico y Secretario del Tribunal Eclesiástico. Además, en el año 1972 fue nombrado Provisor-adjunto de la Curia de Burgos y en 1978 Provisor, cargo que desempeñó hasta 1996. También fue Vicario Judicial del Tribunal Eclesiástico Metropolitano desde el año 1978 y hasta 1993, cuando fue nombrado Vicario General y Canónigo y Presidente del Capítulo Catedral Metropolitano. Estos cargos los compaginó, desde 1977 y hasta su nombramiento episcopal, con la docencia en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, como profesor de Derecho Canónico. El 26 de junio de 1996 fue nombrado obispo de Cuenca y recibió la ordenación episcopal el 15 de septiembre del mismo año. El 19 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo de Jaén, diócesis de la que tomó posesión el 2 de julio de 2005. El papa Francisco acepta su renuncia al gobierno pastoral de esta diócesis el 9 de abril de 2016 y le nombra administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor,el 28 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de la que fue presidente de 2005 a 2011. Ha sido miembro del Consejo de Economía desde 2012 a 2017. También fue miembro de la “Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia”, que se creó con el encargo de preparar la Declaración y la promoción de la figura del nuevo Doctor.