La explotación de la selva amazónica y la vulnerabilidad de su población preocupan a la Iglesia

AFP3628924_LancioGrandeEl Obispo Vicario Apostólico de Zamora y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social del Ecuador, Mons. Walter Heras Segarra OFM, que está entre los casi 400 participantes en la Asamblea General de Caritas Internationalis sobre el tema ‘Una sola familia humana, cuidado de la creación’, dialogó en Radio Vaticano sobre la Amazonía del Ecuador con la periodista Cristiane Murray.

Delineando la realidad de la zona, el prelado explica que un 2% de la Amazonía pertenece a la República del Ecuador y que dicho porcentaje de todos modos refleja la realidad de la gran pan Amazonía.

Mons. Heras Segarra parte de la situación de abandono y olvido en diversos aspectos por parte de las autoridades centrales, y también la existencia de grupos que han poblado esos lugares por muchos años, para explicar que se trata de una realidad que está cambiando porque “quizá la fuente de recursos e ingresos se encuentra en ese 2% de selva amazónica”.

Un ejemplo es el petróleo  – señala el Obispo ecuatoriano – que “ha sostenido y sigue sosteniendo la economía del País” pero a pesar de ello, la distribución de esta riqueza “no es equitativa”.

Una realidad compleja 

El Obispo Vicario de Zamora informa que también se han encontrado yacimientos de recursos minerales, como el cobre y oro, cuya extracción, si bien “podría beneficiar económicamente al país”, “no deja de preocupar por el frágil ecosistema de la Amazonía y por la vulnerabilidad de las poblaciones que la habitan”.

Un informe claro el del prelado, que evidencia un problema latente en la zona, el de la explotación de la selva amazónica, que podría ser abordado por algunos de los participantes en la XX Asamblea General de Caritas Internationalis.

(GM – RV)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42777 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).