Apunta a tus hijos a la clase de Religión

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández        Queridos hermanos y amigos:

Desde hoy, día 17 de mayo, iniciamos la campaña “Apunta a tus hijos a la clase de Religión” que la Delegación Diocesana de Enseñanza nos presenta con el lema: Queremos que te conozcan.

Quiero, pues, reflexionar hoy con todos vosotros sobre la importancia que tiene para nuestros niños y adolescentes, para vuestros hijos, el que dentro de su formación académica reciban en sus escuelas, institutos y colegios una adecuada formación religiosa a través de las clases de religión y moral católicas.

Es importante que los padres a la hora de realizar la inscripción y matrícula de sus hijos, piensen en inscribirlos y matricularlos también en la clase de Religión Católica. Es un derecho que cada padre puede y debe ejercer en beneficio de la educación plena e integral de sus hijos y de acuerdo con sus propias convicciones morales y religiosas.

No es, por lo tanto, una concesión que se nos hace cuando se permite las clases de religión en las escuelas e institutos, es un derecho fundamental de los padres, reconocido por la Constitución española en el artículo 27.3, que sus hijos reciban la enseñanza religiosa y moral católica, siguiendo sus propias convicciones. Apostamos por lo tanto por la libertad de los padres a la hora de educar a sus hijos y pedimos que este derecho sea plenamente respetado.

Las clases de religión colaboran, sin duda, a dar un sentido importante a la vida de vuestros hijos. Una serie de principios morales se transmiten desde el Evangelio de Jesús que ayudarán a construir una sociedad mejor y a que desde la niñez se les ayude a elegir valores que impulsen su vida y a ensanchar su mirada y sus metas.

Las clases de religión ayudan a conocer más y mejor a Jesús y a descubrir los valores que el cristianismo ha aportado y aporta a la sociedad: la riqueza interior, ser solidarios, relacionarse mejor con los demás y vivir valores éticos que hagan una sociedad más justa.

Junto a estos valores morales, la clase de religión aporta también los conocimientos que ayudan a comprender nuestra cultura occidental. No podemos prescindir del hecho religioso cristiano para poder comprender la filosofía, el arte y la cultura que encontramos en el estudio de diferentes materias. Sin el acervo cristiano hay muchos aspectos de nuestra sociedad que no podremos comprender ni interpretar.

Quisiera que todos tomáramos interés en este tema importante de la educación religiosa en la escuela. No lo hacemos por lo que podríamos llamar “proselitismo”, lo hacemos para aportar a nuestra sociedad una serie de valores éticos, morales y culturales que la enriquece y aporta sus valores más positivos y que colaboran a una sociedad mejor.

Os ruego a los sacerdotes y catequistas, así como a los responsables de los colegios de la Iglesia que transmitáis esta carta a los padres y que los animéis a que sus hijos se apunten a la clase de religión. Comentad con ellos las muchas aportaciones que una adecuada formación religiosa puede proporcionar a sus hijos.

Con todo afecto os saludo y os bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 279 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.