Sabiduría del corazón con los enfermos

SaizMenesesMons. Àngel Saiz Meneses        En este domingo sexto de Pascua celebramos la “Pascua del enfermo”, una jornada especialmente dedicada a los miembros dolientes de la comunidad cristiana. San Juan Pablo II instituyó la Jornada Mundial del Enfermo que se celebra cada año en la festividad de Nuestra Señora de Lourdes, el día 11 de febrero. Entre nosotros esta jornada se complementa con la que celebramos hoy.

Este año tiene como lema “Salud y sabiduría del corazón” y el cartel reproduce  la imagen de un niño que lleva una gran caja de cartón en la que se ha dibujado un corazón y la advertencia que dice “frágil”, lo cual es todo un aviso: todos, en realidad, somos frágiles, y la salud y la enfermedad se entrelazan en nuestras vidas, en la biografía de cada uno de nosotros.

El cartel lleva estas dos inscripciones: “Salud y sabiduría del corazón” y “otra mirada es posible con un corazón nuevo”. Estas dos expresiones nos sitúan en una perspectiva claramente cristiana que nos remite no sólo a la inteligencia sino también al corazón. Si el cerebro es la sede de la inteligencia, el corazón lo es de la sabiduría. Ante la enfermedad, todos los recursos de la ciencia son necesarios, pero asumir la enfermedad ya es una tarea distinta y superior que requiere la luz de la fe y la sabiduría del corazón.

Ser cristiano es sobre todo creer, esperar y amar a Jesucristo. Ser cristiano es un estilo de vida, el compromiso de ser sensibles a las necesidades de los demás, de ejercer la compasión en la vida cotidiana. El cristiano, se ha escrito, prefiere encender una luz, por modesta que sea, que clamar contra las tinieblas. Por eso el cristiano, sin sentirse salvador del mundo, trabaja en unión con Cristo en el ámbito en que se mueve a favor de la justicia, la paz, la bondad y la comprensión entre las personas.

Seguir a Jesús es un compromiso de vida que, a veces, nos exige sacrificarnos por el bien de los demás. Por esto, la comunidad cristiana, si tiene una verdadera sabiduría del corazón, si sus miembros tienen aquel corazón nuevo que Cristo crea en nosotros por medio de su Espíritu Santo, no puede en modo alguno olvidar a los enfermos, a sus miembros sufrientes.

En esta Jornada mi pensamiento se dirige a las personas que en las parroquias están al servicio de los enfermos. Va también dirigido a los profesionales de la sanidad, a los médicos, a los cuidadores, a los enfermeros… ¡Cuántas veces las personas enfermas tienen palabras de elogio a causa de la humanidad y del cuidado que reciben de los profesionales de la salud! Es para mí una gran satisfacción poderlo expresar en esta comunicación, porque lo recojo de labios de muchos enfermos en mi ministerio episcopal, sobre todo con motivo de la visita pastoral a las parroquias y a instituciones de salud.

Termino citando un fragmento de una plegaria que se ha editado para la ocasión. Dice así: “Señor, en mi vida me pregunto muchas veces cómo actuarías Tú. Te veo al lado de los enfermos, cómo les ayudas y cómo afrontas Tú el sufrimiento. Dame tu Espíritu, Señor, dame un corazón misericordioso como el tuyo. Llénalo de esperanza cuando estoy enfermo o cuando me acerco a aquellos que lo están”.

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa.

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 356 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.