La Asamblea diocesana de la familia

Mons. Gerardo MelgarMons. Gerardo Melgar     Queridos diocesanos:

Como culminación de la Semana diocesana de la familia (que hemos tenido el gozo de celebrar del 11 al 18 de abril), Dios quiso regalar a esta Iglesia particular de Osma-Soria la Asamblea que celebramos el último día en un ambiente festivo y participativo. La experiencia, después de aquella primera Asamblea que tuvimos con motivo de la Misión diocesana, fue realmente hermosa: mucha participación de familias, de agentes de evangelización de las mismas, de sacerdotes, etc. Una vez más terminamos con el convencimiento y sacamos la conclusión que había merecido la pena el esfuerzo. Sí, de este modo vamos haciendo Iglesia, vamos creando lazos de la familia de los hijos de Dios y nos vamos conociendo más y mejor. No quiero dejar de agradecer a tantos voluntarios, de todas las edades, que se implicaron en sacar adelante todo el trabajo y que se han constituido como grupo para colaborar en todo lo que la Diócesis organice; mi gratitud y reconocimiento para ellos por su magnífica labor, no sólo en la Asamblea sino por su participación en toda la Semana.

Había muchas ganas de tratar y profundizar en el tema de la situación actual de la familia, las actitudes que pedía de todos y cómo estábamos respondiendo desde la pastoral a las necesidades que la familia actual tiene para que pueda lograr ser una familia evangelizada y evangelizadora. Del análisis que se había hecho por los diversos colectivos y grupos diocesanos se coincidía en que la familia está atravesando una situación de auténtica emergencia en cuanto a la vivencia de su fe y de la transmisión de la fe de unos a otros en el hogar. Nuestras familias se han ido descristianizado no poco a poco sino a pasos agigantados porque todos los cambios habidos en la sociedad en los últimos años han tenido en ellas una caja de especial resonancia. Dios es el gran ausente no porque Él no esté presente en las familias sino porque éstas se niegan a admitirle en su corazón, en su vida; de este modo plantean y viven la realidad familiar prescindiendo de Dios, como si Dios no existiese. La indiferencia religiosa, la falta de fe o la fe tan debilitada de los padres hacen que no sean capaces de transmitírsela a los hijos porque, como dice el refrán castellano, «nadie da lo que no tiene». Si los padres son indiferentes y no creen en la importancia de la fe para su vida ¿cómo podrán transmitirla a sus hijos?

En cuanto al segundo punto sobre el que reflexionamos, las actitudes que está reclamando esta situación de emergencia, se hizo mucho hincapié en que es necesario queno ignoremos la situaciónque no cerremos los ojos a lo que está sucediendo, sino que los abramos para recordar una vez más que la familia es fundamental a todos los niveles y que hoy no está cumpliendo con su misión. ¿Qué misión? Ser taller donde se fraguan las personas maduras y los cristianos auténticos; quedó claro, una vez más, que sin la familia es muy difícil, por no decir imposible, lograr esa auténtica humanización y cristianización de los miembros de las mismas. Además, se insistió mucho en la necesidad de tomar muy en seriola potenciación prioritaria de una evangelización de la familia en la tarea pastoral si queremos lograr una nueva evangelización de nuestra sociedad.

Del mismo modo, se insistió en la necesidad de desarrollar una pastoral misioneraque vaya al encuentro de las familias que no van a venir a las parroquias para ofrecerles propuestas concretas de formación, reflexión, acción y ayuda pues muchas personas no conocen lo que la parroquia les ofrece y la ayuda que pueden recibir de la misma. Por eso, se urgió a dar a conocer a las familias de la parroquia el programa de pastoral familiar que ésta tiene por medio de visitas a las casas; también se pidió la puesta en marcha de una pastoral familiar des-clericalizada que no dependa sólo de los sacerdotes para pasar a una pastoral familiar global, en la que se integre a matrimonios (jóvenes, maduros y mayores) que sean, con los sacerdotes, auténticos agentes de evangelización.

En cuanto a la tercera cuestión (si desde las parroquias se estaba respondiendo a esta necesidad urgente de evangelización de la familia) las respuestas coincidían en afirmar que se van haciendo cosas pero no son suficientes; por eso se pedía a todos implicarse mucho más en esta tarea de evangelización. No puede ser que algunas parroquias se conformen, se dijo, con una atención puramente cultual sino que hay que ir cultivando mucho más una pastoral familiar misionera que busca a las familias.

Vuestro Obispo,

+ Gerardo Melgar

Obispo de Osma-Soria

Mons. Gerardo Melgar
Acerca de Mons. Gerardo Melgar 346 Articles
Mons. Gerardo Melgar Viciosa nació el 24 de Septiembre de 1948 en Cervatos de la Cueza, Provincia y Diócesis de Palencia. Cursó la enseñanza secundaria (años de Humanidades) en el Seminario Menor Diocesano de Carrión de los Condes y los estudios de Filosofía y Teología en el Seminario mayor de San José de Palencia. Fue ordenado sacerdote el 20 de Junio de 1973 por el entonces Obispo de la sede palentina, Mons. Anastasio Granados García. Fue nombrado Párroco -de 1973 a 1974- al servicio de las parroquias de Vañes, Celeda de Roblecedo, San Felices de Castillería, Herreruela de Castillería y Polentinos. Al terminar ese curso pastoral, fue enviado a Roma, donde estudió Teología en la Universidad Gregoriana, licenciándose en Teología Fundamental el 14 de junio de 1976. A su regreso a Palencia fue nombrado Coadjutor de la parroquia de San Lázaro de la capital palentina durante un año. En 1977, y hasta 1982, desempeñó el cargo de Formador y Profesor del Seminario Menor Diocesano en Carrión de los Condes, del que sería, más tarde, Rector (1982-1987). En 1983 fue nombrado miembro del equipo de Pastoral Vocacional de la Delegación Diocesana de Pastoral Juvenil y Vocacional. Al dejar el Seminario de Carrión de los Condes fue destinado, como Vicario Parroquial, a la Parroquia de San José de Palencia durante seis años (de 1987 a 1993). En 1993 fue elegido por Mons. Ricardo Blázquez Pérez para desempeñar el oficio de Vicario Episcopal de Pastoral de la Diócesis palentina, cargo en el que permanecería hasta 1998. También durante diez años (de 1995 a 2005), fue Párroco solidario de la Parroquia de San José Obrero y Coordinador de la Cura pastoral de la misma, miembro del Colegio Diocesano de Consultores (1995-2000) y vocal, por designación del Sr. Obispo, del Consejo Presbiteral Diocesano (2001-2005). En el año 2000 fue nombrado Delegado Diocesano de Pastoral Familiar hasta que, en 2005, Mons. Rafael Palmero Ramos lo eligió para desempeñar el cargo de Vicario General de la Diócesis. De 2004 a 2005 fue, además, confesor ordinario del Seminario Menor Diocesano “San Juan de Ávila” así como, de 2005 a 2008, miembro del Colegio de Consultores de la Diócesis y Profesor de Teología del Matrimonio en el Instituto Teológico del Seminario Mayor de San José (2007). En enero de 2006, y hasta septiembre de 2007, durante el periodo de sede vacante producida por el traslado de Mons. Rafael Palmero Ramos a la Diócesis de Orihuela-Alicante, fue nombrado por la Santa Sede Administrador Apostólico de la Diócesis de Palencia. El 1 de Mayo de 2008, momento en el que desempeñaba el cargo de Vicario General de la Diócesis de Palencia y era el Capellán del Noviciado de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, se hizo público su nombramiento como Obispo de Osma-Soria. El 6 de Julio de 2008 recibió de manos del entonces Nuncio Apostólico de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, la ordenación episcopal y tomó posesión canónica de la Diócesis oxomense-soriana. Ha publicado varios libros sobre el matrimonio y la familia: “Juntos cuidamos nuestro amor. Convivencias para matrimonios jóvenes”, “Madurando como Matrimonio y como Familia”, “Nos formamos como padres para educar en valores a nuestros hijos” y “Llenos de ilusión preparamos nuestro futuro como matrimonio y familia”, además de múltiples artículos y materiales de trabajo sobre la familia y la pastoral familiar. De su Magisterio episcopal, pueden destacarse las siguientes Cartas pastorales: “Sacerdotes de Jesucristo en el aquí y el ahora de nuestra historia” (2009) con motivo del Año sacerdotal, “Juan de Palafox y Mendoza. Un modelo de fe para el creyente del siglo XXI” (2010), con motivo de la beatificació, “La nueva evangelización y la familia” (2011), “Carta pastoral sobre el Seminario diocesano” (2012), “Itinerario para la evangelización de la familia” (2013), Carta pastoral “Después de la Misión diocesana Despertar a la fe” (2014). Además, ha publicado otros escritos: “La Pastoral Familiar, un proceso continuo de acompañamiento a la familia” (2009), “Los grupos parroquiales de matrimonios jóvenes” (2010), “Unidades de Acción Pastoral. Instrumentos de comunión al servicio de la evangelización” (2010). El 8 de abril de 2016, el papa Francisco lo nombró obispo de Ciudad Real, en sustitución de Antonio Ángel Algora, que renunció por edad. El 21 de mayo del mismo año tomó posesión canónica en la catedral de Santa María del Prado.