El Papa Francisco llama a revalorizar el matrimonio y la familia

AFP4104743_LancioGrandeAvivar en los creyentes “la vocación y el compromiso de proteger y sostener esta alianza de vida y amor que Dios ha querido para el hombre y la mujer” ha sido la intención del Obispo de Roma en la Audiencia general del 22 de abril de 2015, en la plaza del santuario de San Pedro, en Roma, colmada de peregrinos y fieles de Roma y el mundo.

En el relato del Génesis el hombre aparece por un momento solo –recordó el Papa Francisco-, pero “Dios mismo reconoce que esta realidad no es buena, que es una falta de plenitud y de comunión, y por tanto decide crear a la mujer. El hombre la reconoce inmediatamente como alguien que le es recíproco y que lo complementa, no como un reflejo o una réplica de sí mismo”.

Para afirmar que “Dios deposita en el hombre y en la mujer una confianza plena, pero el maligno –dijo Francisco- pone en su corazón la sombra de la sospecha y la desconfianza, llevándoles a la desobediencia a Dios y a destruir la armonía entre ellos. Su relación empieza a verse asediada por mil formas de seducción engañosa, de humillación e incluso de violencia”.

El Papa explicó que todo esto ha ido aumentando la desconfianza entre el hombre y la mujer, “y la dificultad de una alianza plena, capaz de una relación íntima de comunión y de respeto de las diferencias. Al mismo tiempo, se ha ido desvalorizando socialmente la alianza estable y generadora entre ambos, lo que constituye una gran pérdida para todos”.

Francisco exclamó: ¡Qué importante es que se revalorice el matrimonio y la familia! Y argumentó que el ejemplo de Dios misericordioso, que cuida de ellos con ternura y amor paternal, “debe avivar en los creyentes la vocación y el compromiso de proteger y sostener esta alianza de vida y amor que Dios ha querido para el hombre y la mujer”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42790 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).