El cristiano es una obra maestra

Plasencia Rodriguez Magro AmadeoMons. Amadeo Rodríguez         Queridos diocesanos:

Si te dignas leer esta carta, estoy convencido de que, de entrada, quizás el título te parezca muy presuntuoso. Pero, si sigues leyendo, espero que al final no te lo parezca tanto y hasta es posible que te haga feliz el ser lo que eres o lo que puedes ser.

1. Un cristiano es una obra maestra de Dios y a lo largo de toda su ejecución siempre se podrá ver la hermosura infinita de su amor. Desde el mismo diseño tiene todos los detalles que se necesitan para alcanzar la perfección. Pero el diseño de Dios se ejecuta siempre a cuatro manos: las dos de Dios y las dos de cada ser humano. Entre las cuatro se hace la obra maestra, aunque las de Dios tengan a veces que retocar, si se le deja, lo que la libertad oscurece, cambia, ensucia o intentan malograr por el pecado. La obra de Dios en el camino de fe de un cristiano siempre sucede entre la gracia y la libertad. ¡Esa pedagogía de Dios es maravillosa! ¡Ese camino del hombre es siempre maravillosamente humilde!

2. El diseño de Dios y el paso libre del cristiano cuentan en su ejecución con la mediación de otros artistas, algunos imprescindibles. Todos están tocados por la mano infinita y amorosa del que hace esa maravilla. Por eso el esmero en completar la obra divina ha de ser tan delicado y generoso: es el esmero de los padres y es el de la Iglesia, que se complementan y enriquecen mutuamente. Si la obra maestra de Dios comienza al nacer, en ese momento empieza la colaboración del hombre y de la mujer que pusieron al ser humano en la vida. Toda la ternura de los padres, a partir de entonces, es reflejo de la ternura de Dios, que caerá como gloria bendita en la vida de los hijos. Con pequeños pasos, lo que Dios diseñó por amor para ser amado, se va embelleciendo poco a poco por la gracia, esa que algunos tienen reservada por haber nacido en tierra sagrada bañada por la carne y la sangre del Hijo de Dios. Esa tierra es la que pisan los hombres y mujeres que han conocido a Jesucristo en el seno de la Iglesia. La Iglesia, que primero es doméstica y después pueblo de Dios, les va dando a los nacidos del agua y del Espíritu los tonos de belleza, bondad y verdad que necesitan para crecer en santidad, que es el fruto precioso que el diseño divino va buscando.

3. Por el misterio de la Pascua de Cristo, a iniciativa primero de los padres y después bajo su protección, los nacidos van entrando, por el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía y a veces por la Penitencia, en una dinámica de vida nueva, en un camino espiritual que les va enriqueciendo como seres humanos y como cristianos. Por el camino de los sacramentos de iniciación se va ejecutando el diseño del Creador, que toma cuerpo en las decisiones, en las actitudes, en los sentimientos, en las opciones de los chicos y chicas, a medida que van creciendo. Aunque nunca esté acabado del todo lo que Dios diseñó, en el camino de la vida, con sus matices, sus empeños, sus luchas e incluso en sus fracasos, la obra de Dios va poco a poco resplandeciendo. Por la libertad de elegir el bien de los chicos y por la acción de la Iglesia, que les va mostrando los diversos perfiles de la vida cristiana, se puede hacer la maravilla que Dios espera y que el mundo necesita. Interactuando la educación en la fe y la gracia sacramental, hay que esperar que se pueda decir al final del camino: “Y vio Dios que todo era bueno, porque surgió un cristiano”. Día grande en el que actuó el Señor.

4. Como escribo para iniciados en la fe, enseguida habréis entendido de estoy describiendo la iniciación cristiana. Sé muy bien que lo que acabo de presentar, con matices poéticos y, por tanto, ideales, transcurre siempre entre muchas dificultades, entre situaciones muy difíciles y también sin una clara conciencia de que lo que hacemos es tan maravilloso que exija toda nuestra creatividad y nuestro esfuerzo. Con más frecuencia de la que debiéramos dejamos de hacer lo que a nosotros nos corresponde y, por eso, además de poner en peligro el diseño original de Dios, no acabamos de encontrarnos, al final de los itinerarios de iniciación, al cristiano que esperábamos.

5. A veces no nos damos cuenta de que las obras de arte proceden de una genialidad que las hace únicas. Pensamos que hacer un cristiano es automático, quizás porque nos dejamos llevar por viejos y pasados modos de hacer, que ya no nos sirven en las nuevas formas de este arte: ahora hay que poner amor, cercanía, paciencia y un acompañamiento continuo de todos los que han de colaborar con el diseño de Dios y la libertad de cada uno de nuestros chicos. Ahora hay que poner el trazo exacto que la obra necesite en cada momento. Y ahora, sobre todo, hay que poner lo único que de verdad crea con naturalidad belleza cristiana: el testimonio de la fe.

6. La fe le da la luz que la obra necesita; le da la verdad que la identifica; le da la vida que la proyecta. Porque la obra maestra de Dios, la que sale de la iniciación cristiana de cada chico y de cada chica, si bien es irrepetible, se hace para que embellezca la vida de otros, sobre todo cuando actúan por el amor. Porque el amor es el color que Dios pone en el diseño, el que acompaña todos los retoques, el que luce en su mejor expresión. Se trata de un color que, al brillar, contagia a otras vidas y les deja el destello de una estela especial, que siempre se admira en “color esperanza”.

7. En estos días de la Pascua, desde la misma Vigilia Pascual, la Iglesia, en unos casos está iniciando y en otros completando, por los Sacramentos de iniciación cristiana muchas obras maestras de Dios. Si supiéramos ver así a nuestros niños que se bautizan, a los que participan por vez primera en la Eucaristía y a los adolescentes que reciben el Sacramento del Espíritu, la Confirmación, todo cambiaría para cuántos han de intervenir en su magistral acabado. Nacería una más sensible responsabilidad y disfrutaríamos más al hacernos esta pregunta: ¿Qué puse yo en lo que Dios mismo diseñó, perfeccionó y acabó? Porque, no lo olvidemos, un cristiano es obra de la gracia, y nosotros colaboramos con ella.

Feliz Pascua de Resurrección.

+ Amadeo Rodríguez Magro,

Obispo de Plasencia

Mons. Amadeo Rodríguez
Acerca de Mons. Amadeo Rodríguez 194 Articles
Mons. Amadeo Rodríguez Magro nació el 12 de marzo de 1946 en San Jorge de Alor (Badajoz). Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Badajoz, del que luego sería formador. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970. Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales (1970-1974), de la que posteriormente sería párroco (1977-1983). Tras obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (sección Catequética) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma (1983-1986), D. Amadeo fue nombrado por su Obispo, D. Antonio Montero, vicario episcopal de Evangelización y director de la Secretaría Diocesana de Catequesis (1986-1997), siendo también designado vicario territorial de Mérida, Albuquerque y Almendralejo; y finalmente vicario general (1996-2003). Fue además secretario general del Sínodo Pacense (1988-1992) y secretario de la conferencia de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (1994-2003). En 1996 fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz, cuyo cabildo presidió de 2002 a 2003. Realizó su labor docente como profesor en el Seminario, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la escuela diocesana de Teología para Laicos (1986-2003) y de Doctrina Católica y su Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura (1987-2003). También formó parte del consejo asesor de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española. El 3 de julio de 2003 San Juan Pablo II le nombra obispo de Plasencia y recibe la ordenación episcopal en la Catedral de Plasencia el 31 de agosto de 2003. En la Conferencia Episcopal Española es el vicepresidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis desde 2014, de la que ya era miembro desde 2003. También ha formado parte de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de 2005 a 2011. El 9 de abril de 2016 se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén. Tomó posesión de su cargo el día 21 de mayo de 2016.