SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE

Tortosa Obispo Enrique BenaventMons. Enrique Benavent      En el marco de la celebración del año de la vida consagrada, presentamos este mes el testimonio de santidad de San Juan Bautista de la Salle, fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, que en nuestra diócesis dirigen un colegio en Benicarló.

En la ciudad de Reims, famosa por su Catedral gótica, nació Juan Bautista el 30 de abril de 1651. La religiosidad que vivió en el ámbito de su familia, marcada por la piedad de su madre, Nicolasa Moët, modeló su personalidad desde niño. Juan Bautista era el mayor de once hermanos, de los cuales cuatro murieron muy pequeños.

Cursó las primeras letras en el Colegio de “Bons Enfants”. Pronto sintió la llamada de Dios. A los 17 años recibe las Órdenes Menores y a los 18 termina los estudios medios. Juan Bautista y sus padres acuerdan que continuara los estudios en París, en el famoso Seminario de San Sulpicio.

Pronto vive la experiencia dolorosa de la muerte de sus padres: en menos de un año mueren los dos. A pesar de recibir el nombramiento de tutor legal de sus hermanos por ser el primogénito, continuó con sus estudios. En abril de 1678, con 27 años, recibe la ordenación sacerdotal en Reims. Su preocupación principal ahora es descubrir la voluntad de Dios sobre futuro. Su director espiritual le anima a ocuparse de las escuelas para los niños pobres.

Impulsado por este ideal constituye una asociación de maestros cristianos, atiende espiritualmente a las Hermanas del Niño Jesús, dedicadas a la educación y al cuidado de niños huérfanos, y coopera en la apertura de dos escuelas para niños pobres. El 24 de junio de 1682 abandona su casa y con un grupo de maestros comienza un estilo de vida que desembocará en la fundación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, cuya labor educativa cristaliza en la fundación de colegios en Francia y, en 1705, en Roma.

Las escuelas son preferentemente “primarias”, y algunas profesionales. Para los obreros se abren escuelas dominicales, y para formar a los futuros maestros, las que posteriormente se llamarán Escuelas Normales. La gratuidad es indispensable para que puedan acceder los hijos de los artesanos y de los pobres, la clase modesta.

Para él la vocación a la enseñanza es algo más que una profesión, es un ministerio al servicio de Dios y de Cristo, en el que el mismo Espíritu se manifiesta para el bien de la Iglesia. Por ello, el educador, animado por un amor a los niños semejante al que Cristo siente por su Iglesia, intentará escribir “la carta que Cristo dicta no en tablas de piedra, sino en el corazón de los niños”.

Que el testimonio de la vida y de la vocación de Sant Juan Bautista de La Salle sea una luz para todos aquellos educadores que quieren vivir su misión animados por su fe cristiana.

Recibid mi afecto y mi bendición.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 167 Articles
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España. CARGOS PASTORALES En su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana. Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004. El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.