Feliz Pascua a cada uno

Ángel Pérez PueyoMons. Ángel Pérez Pueyo     Tenemos motivos para sentirnos contentos. La Semana Santa, que acabamos de celebrar, ha calado hondo entre nosotros y no sólo en nuestro Alto Aragón. Recojo un poema de una prestigiosa revista nacional que evoca lo que en estos días se ha vivido en nuestros pueblos:

«En una calle cualquiera / me he encontrado con Jesús. / Yo iba pensando en mis cosas, / Él cargaba con la cruz. /

Me pidió ayuda al mirarme, / yo la cabeza volví / buscando hacerle pensar / que no le reconocí. /

Por temor a dar la cara / no quise ser cirineo; / me venció la cobardía, / me sentí esclavo del miedo. /

Por temor a dar la cara / le di la espalda a Jesús. / Seguí pensando en mis cosas / y Él prosiguió con la cruz.

En una calle cualquiera / yo me encuentro cada día / con un mar de nazarenos / entre olas de pesadillas / de olvido y marginación / que rompen contra las rocas / de una amnesia colectiva.

Ese mar es siempre el látigo / que, a lomos de la injusticia, / castiga a la humanidad / y es una cruz infinita / que tan solo se soporta / si es una cruz compartida. Yo sé muy bien que esa cruz / que arrastramos por la vida / es la misma que por todos / llevó el Nazareno un día».

Quiero agradecer a todos los cofrades de cada parroquia de nuestra Diócesis el haber escenificado, en las calles de nuestros pueblos y ciudades, este misterio de amor. Sobre todo quiero dar las gracias a los cofrades jóvenes, porque con el resonar de sus tambores y cornetas han tocado nuestra conciencia y nos han despertado del letargo y de la inercia. Nos han ayudado a sentirnos solidarios y nos han urgido a hacer visible al Dios que llevamos dentro y se esconde en el corazón de cada hermano.

La medalla, que con orgullo cuelga de vuestro cuello, representa el “paso” que cargáis sobre vuestros hombros. Lleva el rostro de Jesús, el rostro de los que no tienen rostro. Por eso os invito a que cojáis vuestra medalla entre las manos, la miréis, la estrechéis contra vuestro pecho, y experimentéis conmovidos la alegría que brota de vuestra entrega generosa.

No la guardéis con la túnica, sino dejadla sobre la mesilla de noche, aunque nada más sea una semana. Escucharás sorprendido que, en el silencio de la noche, resuena tu corneta o tu tambor, simplemente siendo auténtico con tu testimonio de vida. Atrévete, como Jesús, a ponerle rostro a los sin rostro, a ser bálsamo de Dios para sus vidas…, tan sólo una semana más. Y, al terminar cada día tu jornada, antes de acostarte, evoca en silencio a cuántos ha besado Dios a través de tus propios labios, para cuántos has sido caricia suya.

Sólo así perpetuarás la Pascua cada día. Y antes de cerrar tus ojos, cada noche, reza lentamente esta oración que condensa la esencia de tu vida: ¡Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo! como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Con mi afecto y bendición.

¡Feliz Pascua!

+ Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 138 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.