BENDITA Y ALABADA SEA LA HORA EN QUE MARÍA SANTÍSIMA VINO EN CARNE MORTAL A ZARAGOZA

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández      Queridos hermanos y amigos: Celebramos en este año 2015 un año Jubilar del Pilar, el 1975 aniversario de la Venida en carne mortal de la Virgen a Zaragoza,efemérides que, a su vez,  coincide con el 250 aniversario de la fiscalización de la actual Santa Capilla. Con este motivo se han organizado diversas iniciativas y actos. Vivimos, especialmente en Aragón, un tiempo de gracia y misericordia que se ofrece a todos para fomentar el amor a Dios y a la Santísima Virgen.

Una expresión propia de aquellos que van a la Basílica del Pilar es decir que se va a “ver a la Virgen”, la expresión tiene un carácter familiar, es la misma que empleamos cuando vamos a ver a un ser querido; no es una visita de cortesía o cumplimiento es una visita que expresa nuestro amor.

¡Cuánto sabe la Virgen del Pilar de las necesidades, preocupaciones y dolores de los que acuden hasta Ella! ¡Cuánto sabe de las alegrías con las que sus hijos van a darle gracias por tantos beneficios!

El próximo día 25 de abril, sábado, todas las diócesis aragonesas estamos invitados a ir a “ver a la Virgen”. Lo haremos en la peregrinación que se ha organizado para todas nuestras diócesis, también en la nuestra de Tarazona nos queremos unir a este homenaje a nuestra Madre. A Ella presentaremos en ese día, llenos de confianza, todas las preocupaciones y necesidades de nuestra diócesis de Tarazona, ante ella llevamos especialmente las intenciones de los que más sufren entre nosotros. Ella es la Madre de Misericordia a la que acudimos confiados.

Os animo a que organicemos esta peregrinación con ilusión y a que venzamos la pereza para manifestar  nuestro amor a María, Ella se lo merece y nos bendecirá. Que tengamos el gozo de vernos junto a todos nuestros hermanos que peregrinan en las diócesis aragonesas y que María nos ayude a dar el testimonio que nuestra sociedad necesita para encontrar en Dios su plena realización.

En este segundo domingo de Pascua, o de la Divina Misericordia, somos invitados con Tomás a no ser incrédulos sino creyentes y a poner nuestras dedos en las heridas de Cristo que nos muestra en ellas su misericordia y su amor.

A Nuestra Señora la Virgen del Pilar queremos confiar el que esta misericordia llegue a todos y que, como nos decía el papa Francisco al anunciar el Año Extraordinario Jubilar de la Misericordia: “Estoy convencido de que toda la Iglesia podrá encontrar en este Jubileo la alegría de redescubrir y hacer fecunda la misericordia de Dios, con la cual todos somos llamados a dar consuelo a cada hombre y cada mujer de nuestro tiempo. Lo confiamos a partir de ahora a la Madre de la Misericordia para que dirija a nosotros su mirada y vele en nuestro camino”. Nosotros a la Virgen del Pilar confiamos el próximo año de la Misericordia.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 231 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.