PARA MANTENER CARA DE PASCUA

perezpueyoangeljavierMons. Ángel Pérez Pueyo     La semana pasada os propuse dos claves para alcanzar la Pascua: la actualidad que tienen estos misterios y la necesidad de tomar conciencia del paso de la cruz a la gloria. Hoy, empapados ya por la alegría de la resurrección, que celebrábamos anoche, os ofrezco otras dos claves para vivir este tiempo de Pascua que inauguramos.

3ªclave:

Cristo resucitado está presente. Cada gesto, cada palabra, cada ceremonia de la liturgia quiere acercarnos a Cristo. La Asamblea de los fieles convocada por Él, la Palabra de Dios que escuchamos, el Altar, el Sacerdote que preside la Asamblea, lo hacen presente con toda verdad.

En los hombres y mujeres marcados por la fragilidad, la pobreza, el vacío y desamparo, incluso manchados por el pecado, también se hace visible el rostro de Cristo crucificado. En ese rostro nosotros encontramos consuelo, al ver que, en Cristo, Dios sufre con nosotros y como nosotros. Al mirar al crucificado nos sentimos identificados con todos los que a lo largo de la historia, han sufrido y siguen sufriendo. Y experimentamos ese abismo de la misericordia eterna.

El ser humano sigue preguntándose por algo que sobrepasa todo cuanto puedan ofrecer la política y la economía. Y la respuesta está en Jesucristo, en el hombre por el cual nuestro dolor descansa en el corazón de Dios, en su amor eterno. El hombre tiene sed de este amor sin el cual no es más que un experimento absurdo, por más transformaciones del mundo que lleve a cabo. Hoy más que nunca precisamos del consuelo de Aquel en cuya espalda están marcados nuestros rostros rotos, desfigurados, abatidos… Él es el verdadero consuelo, lejos de toda palabrería. Dios quiera que nuestros ojos y nuestro corazón se abran a este consuelo; que seamos capaces de vivir en él y sacar fuerzas de él para seguir viviendo; que, del viernes santo de la historia, renazcamos al Misterio Pascual de Cristo y en él seamos salvados.

4ª clave: Ponerme en su lugar.

Siguiendo la práctica de San Ignacio de Loyola en sus Ejercicios Espirituales, de recrear la situación “como si presente me hallase” y ponerme en el lugar de los sujetos del relato que se medita, os invito a revivir aquel momento terrible en que Jesús exclamó: «¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?», y colocarnos en su lugar. Este lamento no podemos templarlo con palabras, pues nos veríamos abocados al mismo fracaso que los amigos de Job. El único camino es resistirlo y sufrirlo con Aquél y en Aquél que ha sufrido por todos nosotros. Jesús no constata la ausencia de Dios, sino que la transforma en oración. Si queremos integrar en el Viernes Santo de Jesús el viernes santo del siglo XXI, tenemos que integrar nuestros gritos angustiados en el de Jesús y convertirlo en oración al Dios que, a pesar de todo, sigue estando cerca y nos salva.

No es por casualidad que nuestra fe en Dios provenga de un rostro lleno de sangre y heridas, de un crucificado. Tampoco que el ateísmo, en un mundo de espectadores saciados e indiferentes, tenga por padre a Epicuro, para quien la meta de la vida es procurar el placer y evadir el dolor, aunque esto sea pura ficción.

Con mi afecto y bendición.

+Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 138 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.