Heridos de resurrección

Albacete Obispo CiriacoMons. Ciriaco Benavente Mateos       Este es el día en que actuó el Señor, ¡Aleluya!». Este es el día que no acabará nunca, el «tercer día», es decir, el día de la plenitud. La luz de Cristo, vivo ya para siempre, ha triunfado sobre la oscuridad de la muerte. Ha estallado la aurora de la nueva creación.

Proclamar que el crucificado ha resucitado es anunciar que donde los hombres ponemos oscuridad y muerte Dios recrea la vida; que la muerte no tendrá ya la última palabra, a lo más la penúltima; que verdugos y tiranos no saldrán con la suya; que el amor es más fuerte que el odio, y el perdón que el pecado; que, al final, la verdad y la justicia harán fiesta cogidas de la mano.

¡Qué estúpida burla sería la existencia si todo acabara con la muerte! Qué sinsentido sería la vida, sobre todo cuando uno piensa en los muertos prematuramente, en los que murieron como culpables porque no tuvieron la oportunidad de probar su inocencia, en los que dieron la vida por la causa de la justicia sin lograr alcanzarla, en cualquier hombre que no haya decapitado su sed de transcendencia, en los pobres, en todos los pobres -«pobres son los que dicen. ¿Y si Dios no existiera?«-(León Felipe).

La resurrección de Cristo nos da la posibilidad de empezar ya a cantar las Bienaventuranzas y el Magnificat, porque el señorío del mal está herido de muerte.

«Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos…» confesamos en el Credo apostólico. Jesús se adentró hasta las simas más hondas de la soledad y el sufrimiento, cargó sobre sí el peso de nuestros pecados y la ausencia de Dios que conlleva el pecado; bajó hasta los infiernos: los infiernos en vida y los infiernos en muerte, en donde los hombres quedarían condenados a la soledad definitiva y absoluta si no irrumpiera la fuerza  victoriosa de Dios.

Al vidente del Apocalipsis, que llora porque no hay quien abra el libro de los siete sellos, se le anuncia que ha vencido el Cordero que fue degollado, que él puede abrir el libro, que Él tiene la clave, la cifra que descifra el sentido de la vida y de la muerte. El anuncio viene acompañado de una palabra que acaricia y consuela: «No temas, soy yo el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del abismo».

Proclamar que Cristo ha resucitado es tener la certeza de que todos resucitaremos. Él es la primicia. Por nuestra condición humana y pecadora estamos heridos de muerte; por la gracia de Cristo estamos heridos de resurrección. 

La noticia de la mañana de Pascua, primero como rumor increíble, luego verificada en las apariciones, acabó certificada y rubricada con la sangre de los mismos testigos. La resurrección no es un «pensar deseoso». No estaban los apóstoles, después del trauma del Calvario, para ilusiones ni para alucinaciones. María Magdalena acude al sepulcro con ungüentos para embalsamar el cadáver según la costumbre judía; los de Emaús se volvían a casa cariacontecidos, rumiando su fracaso; Tomás exige meter sus dedos en las llagas del crucificado para creer lo que sus compañeros dicen. Pero todos acaban rindiéndose a una experiencia, que se impone luminosa y palpable. «Lo que vieron nuestros ojos, lo que nuestras manos tocaron y palparon…, eso es lo que os anunciamos», dirá más tarde Juan.

La resurrección de Cristo no es sólo verdad que ilumina, es fuego que quema. Su seguimiento, la gratuidad de su amor y hasta el escándalo de su cruz son el camino en cuya andadura se gesta el hombre nuevo, la nueva vida de la resurrección. Hay que vivir con vigor y alegría las promesas bautismales que renovamos en la vigilia pascual

¡Cristo ha resucitado! Que sepamos encontrarle como aquellos primeros testigos, y que el encuentro haga fresca, luminosa y audaz nuestra esperanza. Y no olvidemos lo de Juan: “Sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque amamos a los hermanos”. ¡Feliz Pascua de Resurrección!

+Ciriaco Benavente Mateos

Obispo de Albacete

Mons. Ciriaco Benavente Mateos
Acerca de Mons. Ciriaco Benavente Mateos 200 Articles
Mons. D. Ciriaco Benavente Mateos nació el 3 de enero de 1943 en Malpartida de Plasencia, provincia de Cáceres y diócesis de Plasencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Plasencia y fue ordenado sacerdote el 4 de junio de 1966. Es Graduado Social por la Universidad de Salamanca (1971). Comenzó su ministerio sacerdotal en el pueblo salmantino de Béjar, donde fue coadjutor, de 1966 a 1972, y luego párroco, de 1973 a 1979, de la Parroquia de San Juan Bautista. Desde 1979 a 1982 fue Rector del Seminario de Plasencia y Delegado Diocesano del Clero entre 1982 y 1990. Este último año fue nombrado Vicario General de la diócesis, cargo que desempeñó hasta su nombramiento episcopal. El 22 de marzo de 1992 fue ordenado Obispo en Coria. Obispo de la diócesis de Coria-Cáceres hasta diciembre de 2006. En la Conferencia Episcopal Española ha sido Presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones desde 1999 hasta 2005. En la Conferencia Episcopal Española en la actualidad es miembro de las Comisiones Episcopales de Migraciones y de Pastoral Social. Con fecha 16 de octubre de 2006 fue nombrado por el Santo Padre Benedicto XVI Obispo de Albacete, tomando posesión de la sede el día 16 de diciembre de 2006.