VIERNES SANTO. Colecta Pontificia por los Santos Lugares

amadeoMons. Amadeo Rodríguez       Queridos hermanos sacerdotes:

Aunque en estos días próximos a la Semana Santa nos vamos a ver, especialmente en la Misa Crismal, a la que os convocará el Vicario General, no quiero dejar de dirigirme a vosotros por una tema que me es especialmente querido: me refiero a la colecta a favor de los cristianos de Tierra Santa.

Este año, además viene motivada por las terribles tragedias martiriales a las que se han visto sometidos tantos cristianos de Oriente Medio. Por eso se ha elegido para motivarnos el lema: “Continúa la Pasión”. No sólo es sugerente porque está bien buscado, sino porque estoy convencido de que ninguno de nosotros, y tampoco de nuestros fieles, ignoramos lo que hoy esta sucediendo en ese espacio santo en el que transcurrió la Historia de Salvación que enriquece nuestra experiencia cristiana.

Se trata de una pasión que tiene unas dolorosas manifestaciones y que acarrea unas tremendas consecuencias. El Papa Francisco no lo ha podido decir mejor: “Como he tenido la ocasión de reafirmar varias veces, no podemos resignarnos a pensar en Oriente Medio sin los cristianos, que desde hace dos mil años confiesan el nombre de Jesús. Los últimos acontecimientos, sobre todo en Iraq y en Siria, son muy preocupantes. Asistimos a un fenómeno de terrorismo de dimensiones antes inimaginables. Tantos hermanos nuestros son perseguidos y han tenido que dejar sus casas, incluso de manera brutal. Parece que se ha perdido la conciencia del valore de la vida humana, parece que la persona no cuente y se la pueda sacrificar por otros intereses Y todo esto, lamentablemente, ante la indiferencia de tantos” (Consistorio, 20 de octubre de 2014).

Pues bien, os invito a hacer un esfuerzo especial y, sobre todo, os animo a anteponer el Viernes Santo esta causa cristiana a cualquier otra, por muy urgente que sea. El año pasado entiendo que fuimos generosos: nuestra Diócesis colaboró según los informes oficiales con 10.952,86 euros. No obstante también me parece que podemos crecer en generosidad y aumentar nuestra aportación a favor de los cristianos en Tierra Santa.

Este año en nuestra Diócesis estamos poniendo de relieve que es posible hacer real un lema que nos motiva: “Cada parroquia una misión. Cada cristiano un misionero”. Es una buena invitación también para mirar con especial sensibilidad eclesial la “pasión” que se vive en los Santos Lugares, en los que comenzó la aventura evangelizadora en la que estamos nosotros ahora metidos. Por eso invito a que en este Viernes Santo digamos y sintamos todos: “Cada parroquia con Tierra Santa. Cada cristiano un peregrino a los Santos Lugares”.

No olvidéis que nuestra aportación primera es la oración. En este año vivamos la comunión de los santos con los mártires cristianos que pierden su vida por su fe en Jesucristo o que tienen que abandonar su hogar, su tierra. Pero insisto en que se necesita con una urgencia especial nuestra ayuda económica. Muchas gracias, porque estoy seguro de que no habrá ninguna parroquia, ningún templo, ninguna ermita, ninguna capilla, etc. que no esté a la altura de lo que se espera de ella a favor de esta causa tan especial.

Con mi afecto y bendición.

+ Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Plasencia

Mons. Amadeo Rodríguez
Acerca de Mons. Amadeo Rodríguez 194 Articles
Mons. Amadeo Rodríguez Magro nació el 12 de marzo de 1946 en San Jorge de Alor (Badajoz). Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Badajoz, del que luego sería formador. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970. Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales (1970-1974), de la que posteriormente sería párroco (1977-1983). Tras obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (sección Catequética) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma (1983-1986), D. Amadeo fue nombrado por su Obispo, D. Antonio Montero, vicario episcopal de Evangelización y director de la Secretaría Diocesana de Catequesis (1986-1997), siendo también designado vicario territorial de Mérida, Albuquerque y Almendralejo; y finalmente vicario general (1996-2003). Fue además secretario general del Sínodo Pacense (1988-1992) y secretario de la conferencia de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (1994-2003). En 1996 fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz, cuyo cabildo presidió de 2002 a 2003. Realizó su labor docente como profesor en el Seminario, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la escuela diocesana de Teología para Laicos (1986-2003) y de Doctrina Católica y su Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura (1987-2003). También formó parte del consejo asesor de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española. El 3 de julio de 2003 San Juan Pablo II le nombra obispo de Plasencia y recibe la ordenación episcopal en la Catedral de Plasencia el 31 de agosto de 2003. En la Conferencia Episcopal Española es el vicepresidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis desde 2014, de la que ya era miembro desde 2003. También ha formado parte de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de 2005 a 2011. El 9 de abril de 2016 se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén. Tomó posesión de su cargo el día 21 de mayo de 2016.