«Señor ¿qué mandáis hacer de mí?»

Mons. VivesMons. Joan E. Vives       En este Año teresiano el lema del Día del Seminario es una de las bellas frases de Sta. Teresa de Jesús, «Vuestra soy, para Vos nací: ¿Qué mandáis hacer de mí?«. Es de un famoso poema suyo en que se ofrece totalmente a su Señor, a quien ama sin reserva ni doblez. Sabe que todo en ella viene de Dios, y quiere devolvérselo con generosidad. Amar, servir, darse sin retener nada… solo deseando y eligiendo ser amada por Jesús, y tener el privilegio de ser «Teresa de Jesús» y que Él sea «Jesús de Teresa«. El lema nos sitúa en el camino de la obediencia a Dios, y no de los gustos e intereses propios. Nos recentra en Dios, nos saca de toda mundanización que busca la gloria de sí mismo y no la de Dios. Así hablaba con pasión de formador el Papa Francisco a los seminaristas y novicios en julio 2013: «Convertirse en sacerdote, no es ante todo una elección nuestra. Más bien es la respuesta a una llamada y a una llamada de amor. Siento algo dentro, que me inquieta, y yo respondo sí. En la oración, el Señor nos hace sentir este amor, pero también a través de numerosos signos que podemos leer en nuestra vida, a través de numerosas personas que pone en nuestro camino. Y la alegría del encuentro con él y de su llamada lleva a no cerrarse, sino a abrirse; lleva al servicio en la Iglesia.» Necesitamos ir creando un clima favorable a la escucha de la llamada del Señor con atención, y colaborar para que la respuesta de los jóvenes sea humilde, comprometida, totalizante y eclesial.

En estos últimos tres años en España hemos pasado de 132 nuevos ingresos en el año 2012, a 311 en 2013, y a 347 en 2014, que en números totales significó pasar de 1.307 seminaristas mayores en 2012, a 1.321 en 2013, y a los actuales 1.357 seminaristas. Signo real para la esperanza. En nuestra Diócesis tenemos actualmente 5 seminaristas y en los dos últimos años hemos podido ordenar 3 nuevos sacerdotes. Demos gracias a Dios! Las tres claves más importantes de la pastoral vocacional continúan siendo las familias que viven y transmiten la fe con paciencia y fervor; las comunidades parroquiales misioneras, acogedoras y vivas, que practican la caridad y la cultura del encuentro, siempre apoyadas por la escuela; y los mismos sacerdotes que son testigos felices del Evangelio con autenticidad y coherencia.

Debemos presentar de nuevo la vida como «vocación». Dios nos quiere para algo más que para ser felices solos, ricos y egoístas; que la vida se vive de verdad dándola, regalándola, poniéndola al servicio de nuestro prójimo, a ejemplo de Jesús, siendo sus discípulos. «La formación de los seminaristas es una experiencia discipular, que acerca a Cristo y permite ajustarse cada vez más a Él», propone el Papa Francisco, y «no puede ser una tarea que se termina, porque los sacerdotes jamás dejan de ser discípulos de Jesús, de seguirlo». El Día del Seminario, más allá de informar y de realizar una necesaria colecta de ayuda, debe ser un haz de iniciativas de intercesión confiada al Amo de la mies para que envíe más trabajadores a su mies. Sin oración no habrá vocaciones, no se escuchará la voz de Dios que llama, no crecerá la Iglesia, ni los evangelizadores. Sin oración no habrá formación ni discernimiento evangélico. Sin oración, el Espíritu Santo no podrá darnos los santos sacerdotes que tanto necesitamos.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 357 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).