Las cofradías y su misión hoy

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas    Desde hace unos meses estamos celebrando el setenta y cinco aniversario de la Cofradía de Jesús Crucificado – “Manaies de Girona”, con exposiciones, conferencias, actividades… y, el próximo Domingo de Ramos, con la concentración y desfile de los manípulos de armados procedentes de distintos puntos de Cataluña.

Debemos, pues, felicitar a la Cofradía de Jesús Crucificado por este aniversario. Felicitar significa procurar que el hecho de pertenecer a la cofradía sea una experiencia gozosa para todos cuantos forman parte de ella. Al mismo tiempo, expresamos nuestro agradecimiento —convertido ahora en plegaria—  a todos sus fundadores, responsables y cofrades a lo largo de estos 75 años: una plegaria pidiendo que vivan este aniversario con Jesús crucificado y resucitado en la casa del Padre.

Esta efeméride me ha estimulado a reflexionar sobre todas las cofradías de Semana Santa y las congregaciones de la Virgen de los Dolores, y su misión hoy.

Las cofradías y la religiosidad popular

Nuestro “credo”, la fe que profesamos y celebramos en la liturgia de la Iglesia, se ha hecho también visible en manifestaciones populares, surgidas de las diversas culturas, tradiciones…, y que se acostumbraban a representar en  calles y plazas de pueblos y ciudades. Pensamos en los autos sacramentales, procesiones, actos de piedad… Se han considerado globalmente como actos de religiosidad popular, porque los diversos pueblos se las han hecho suyas, las han asumido como manifestación de su propia identidad y como vehículo para exteriorizar su fe.

Las cofradías y la vida cristiana

Ciertamente que las personas que voluntaria y libremente se asocian a alguna cofradía están convencidas que participan en un acto religioso, en nuestro caso, cristiano, católico.

Sin embargo, las cofradías deberían llegar a ser escuelas de formación cristiana, un ámbito de fraternidad y exigencia de servicio hacia los más necesitados.

Es necesario que las cofradías se propongan ayudar a conocer la propuesta cristiana, a vivirla, a celebrarla y a dar testimonio de ella, comenzando por sus propios cofrades. Es necesario comprender bien lo que Jesús nos propone, ofrece y pide. 

Las cofradías y la evangelización

Debemos remarcar la necesidad de evangelizar como la levadura en la masa, desde la vida de cada día, desde el testimonio, en los ámbitos profesionales, populares.

Está claro que la evangelización se ofrece principalmente por medio de las parroquias y su misión, por las instituciones de apostolado y servicios.

También hay que añadir que, actualmente, la presencia en la calle, en ciertas ocasiones significativa, de imágenes que recuerdan los grandes misterios de nuestra salvación, y sobre todo de las personas que con estima, fe y piedad las acompañan, puede convertirse en ocasión evangelizadora, de formación cristiana, de plegaria, y al mismo tiempo de oportunidad para suscitar en el corazón de muchos las preguntas fundamentales de la vida.

Es una experiencia llena de momentos intensos, que nos devuelven la esperanza y nos mueven a ser mejores, porque nos recuerdan el amor de Dios y su voluntad de salvación.

Dichos momentos contribuyen a recordarnos a todos y de una forma pública, las raíces cristianas de Europa y de Cataluña. Olvidar las raíces es olvidar los cimientos de una cultura y civilización; es perder en buena medida la identidad, y sin identidad hay suma de personas, pero no hay pueblo, ni ciudad…

Las manifestaciones de piedad popular nos recuerdan que nuestra vida se ha configurado entorno a unos valores y un estilo de convivencia basada en la dignidad de cada persona y en la trascendencia de ésta, porque se ha fundamentado en el Evangelio de Jesucristo.

Por todo ello, gracias y coraje para pensar en el presente y el futuro.

+Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Jesús García Burillo
Acerca de Mons. Jesús García Burillo 96 Articles
Nació en Alfamén, Provincia y Archidiócesis de Zaragoza, el 28 de mayo de 1942. Tras finalizar la carrera de Profesor de E.G.B., inició los estudios eclesiásticos en Valladolid, ciudad a la que se trasladó desde muy joven, terminándolos en la Universidad de Comillas de Madrid. Fue ordenado sacerdote en Valladolid, el 25 de julio de 1971. En la misma Universidad de Comillas obtuvo, en 1970, la Licenciatura en Teología y en 1977 el Doctorado en Teología Bíblica. Ha desempeñado el cargo de Vicario Episcopal en la Diócesis de Madrid, de la Vicaría III (1985-1996) y de la Vicaría VIII (1996-1998). Fue preconizado Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante el 19 de junio de 1998. Recibió la Ordenación Episcopal en Alicante el 19 de septiembre del mismo año. Preconizado Obispo de Ávila el 9 de enero de 2003, tomó posesión de la diócesis el pasado 23 de febrero de 2003, domingo. CARGOS DESEMPEÑADOS: Capellán de la Residencia Universitaria Torrecilla (Valladolid, 1971-75); Coadjutor de la parroquia de San Andrés de Villaverde (Madrid, 1977-79); Dir. de la Residencia Divino Maestro (Valladolid, 1964-66); Dir. de la Revista "Ekumene" (1966-71); Coordinador del Movimiento "Ekumene" en Andalucía (1966-71); Secretario General de la Vicaria III (Madrid, 1979-85); Vicario Episcopal de la Vicaría III (Madrid (1985-96); Vicario Episcopal de la Vicaría VIII (Madrid (1996-98). Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante (1998-2002) CARGOS EN LA CONFERENCIA EPISCOPAL: Miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral (1999-) y Relaciones Interconfesionales (1999-). ACTIVIDADES: Profesor de E.G.B. (1962-64); Prof. titular en Estudio Agustiniano (Valladolid, 1972-74); Colaborador del C.S.I.C. (1974- 76); Profesor del Instituto Internacional de Teología a Distancia (Madrid, 1977-98); Profesor de Radio ECCA (1977-98). PUBLICACIONES: Destacan entre todas ellas: Catequesis de primera comunión, en colaboración (Madrid: Studio 1968); su Tesis doctoral El ciento por uno. Historia de las interpretaciones y exégesis, (Madrid: C.S.I.C. 1977). Ha colaborado en el Departamento de Producción del Instituto Internacional de Teología a Distancia (1977-1998).