“Hay mucha vida en cada vida”

HoyoLopezRamonMons. Ramón del Hoyo      Queridos fieles diocesanos:
     1. El día 25 de este mes de marzo, Solemnidad de la Anunciación del Señor, celebramos las Diócesis de España la Jornada Pro-Vida, bajo el lema del título de esta carta.
Ciertamente la vida no es algo ocasional. Cada niño o niña que nace nos trae la sonrisa de Dios yreconocemos a esa nueva vida como “don suyo”, don que hemos de acoger siempre con amor y cuidar hasta su último instante, independientemente de cualquier circunstancia o condición.
Si no se tiene a Dios, como dijo Nietzsche la gran luz se ha apagado y se considera la vida como algo ocasional, hasta puede convertirse en un objeto de explotación o comercio o como medio para obtener una felicidad inmediata, una pieza más de la evolución y nada más. Sin embargo, cada vida es una bendición de Dios.
     2. “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios creó, varón y mujer los creó” (Gen 1, 27).
La nueva vida no es una casualidad. Dios ha querido esa vida desde la eternidad. Dios tiene un proyecto sobre cada uno y nos espera en la vida eterna. Vivir es un gran bien. HAY MUCHA VIDA EN CADA VIDA.
 Sabemos que algunas personas vienen al mundo con alguna particular vulnerabilidad o discapacidad y, lamentablemente, alguien puede pensar que esas vidas no merecen la pena, como tampoco la de los enfermos terminales o dependientes en todo de los cuidados de otros.
Estos desconocen la grandeza de cualquier vida a los ojos de Dios. Ignoran su valor y de lo que en realidad son capaces. Se les puede preguntar: ¿dónde has dejado tu amor? Porque también esas vidas son una mezcla, como las demás, de indigencia y necesidad, pero también, las más de las veces, de riqueza y de grandeza.
     3. Respetemos cualquier vida humana. Desde el momento de su concepción hasta la muerte natural toda vida pertenece a Dios y a nadie más. Esta es la convicción de una recta razón, avalada por la certeza de la fe.
Dice el Señor de la Vida: “A todos y a cada uno reclamaré el alma humana… porque a imagen de Dios hizo él al hombre” (Gen 9,5-6).
 Job invita incluso a los seres irracionales a dar su testimonio en defensa de la vida humana, leemos en este sagrado libro: “Interroga a los animales, que te instruyan; a las aves del cielo que te informen. Te instruirán los reptiles de la tierra, te enseñarán los peces del mar. Pues, entre todos ellos, ¿quién ignora que la mano de Dios ha hecho esto? Él, que tiene en su mano el alma de todo ser viviente y el soplo de toda carne de hombre” (Jb 12, 7-10).
 4. El sentido cristiano de la vida humana es caminar hacia la eternidad. La vida del discípulo de Jesucristo tiene este sentido de peregrinación continua y vigilante. Cada amanecer es un regalo para vivirlo y hacer lo que nos corresponde a cada uno, para amar a todos y sembrar el bien con la alegría que brota de la unión con Dios. “Vamos a la casa del Señor” (Cf. Salmo 122).
 Vivamos esta jornada con sentido de agradecimiento a Dios por nuestra vida, y para orar a Dios, por quienes la defienden y la acogen; para reconocer la grandeza de quienes cuidan y asisten a las personas necesitadas, enfermos o con problemas para alumbrar una nueva vida, que acarician en su seno.
 Que el “sí” de la Virgen María a la Encarnación del Verbo de Dios sea también nuestro “sí” a favor de la vida. Amémosla y disfrutémosla, no su destrucción o su muerte.
 Con mi saludo en el Señor.
+ Ramón del Hoyo López
 Obispo de Jaén
Mons. Ramón del Hoyo
Acerca de Mons. Ramón del Hoyo 149 Articles
Mons. Ramón del Hoyo nació el 4 de septiembre de 1940 en Arlanzón (Burgos). Cursó estudios en los Seminarios Menor y Mayor de Burgos, entre 1955 y 1963. Obtuvo la Licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca (1963-1965) y el Doctorado en la Pontificia Universidad Angelicum (1975-1977). Fue ordenado sacerdote para la archidiócesis de Burgos el 5 de septiembre de 1965. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis burgalesa. Comenzó como coadjutor de la parroquia de Santa María la Real y Antigua y Director espiritual de la Escuela media femenina “Caritas”, entre 1965 y 1968. Desde este último año y hasta 1974 fue Notario eclesiástico y Secretario del Tribunal Eclesiástico. Además, en el año 1972 fue nombrado Provisor-adjunto de la Curia de Burgos y en 1978 Provisor, cargo que desempeñó hasta 1996. También fue Vicario Judicial del Tribunal Eclesiástico Metropolitano desde el año 1978 y hasta 1993, cuando fue nombrado Vicario General y Canónigo y Presidente del Capítulo Catedral Metropolitano. Estos cargos los compaginó, desde 1977 y hasta su nombramiento episcopal, con la docencia en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, como profesor de Derecho Canónico. El 26 de junio de 1996 fue nombrado obispo de Cuenca y recibió la ordenación episcopal el 15 de septiembre del mismo año. El 19 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo de Jaén, diócesis de la que tomó posesión el 2 de julio de 2005. El papa Francisco acepta su renuncia al gobierno pastoral de esta diócesis el 9 de abril de 2016 y le nombra administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor,el 28 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de la que fue presidente de 2005 a 2011. Ha sido miembro del Consejo de Economía desde 2012 a 2017. También fue miembro de la “Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia”, que se creó con el encargo de preparar la Declaración y la promoción de la figura del nuevo Doctor.