Enfermedades que necesitamos identificar, confesar y curar (y 2)

Mons. VivesMons. Joan E. Vives     Si bien es importante identificar las enfermedades del alma, para caminar con decisión hacia la Pascua, es aún más importante poder curar las enfermedades con la oración y el sacramento de la Confesión. Por eso a las 15 enfermedades, siguieron los 10 «cuidados» del Papa Francisco en un famoso discurso del pasado diciembre a los trabajadores del Vaticano y a sus familias, que era la segunda parte de la «meditación» que sobre enfermedades y curación hacía el Papa.

El Espíritu Santo nos ayuda a cuidar de todas estas dimensiones, para vivir en la comunión con Dios y los hermanos, y resucitar a una vida nueva con el Señor. Si tenemos esta atención, el Señor, todopoderoso en el amor, nos curará:

1. Necesitamos cuidar de nuestra vida espiritual, de nuestra relación con Dios, porque esta es la columna vertebral de todo lo que hacemos y de todo lo que somos. Un cristiano que no se alimenta con la oración, los sacramentos y la Palabra de Dios, inevitablemente se marchita y se seca.
2. Cuidar nuestra vida familiar, dando a los hijos y a los seres queridos no sólo dinero, sino sobre todo tiempo, atención y amor.
3. Cuidar nuestras relaciones con los demás, transformando la fe en vida y las palabras en obras buenas, especialmente hacia los más necesitados.
4. Cuidar nuestra manera de hablar, purificando la lengua de las palabras ofensivas, de las vulgaridades y del lenguaje de matiz mundano.
5. Curar las heridas del corazón con el aceite del perdón, perdonando las personas que nos han herido y curando las heridas que hemos causado a los demás.
6. Cuidar nuestro trabajo, realizándolo con entusiasmo, humildad, competencia, pasión y con un espíritu que sabe dar gracias a Dios.
7. Cuidarse de la envidia, la concupiscencia, el odio y los sentimientos negativos que devoran nuestra paz interior y nos transforman en personas destruidas y destructoras.
8. Cuidarse del rencor que nos conduce a la venganza, y de la pereza que nos conduce a la eutanasia existencial; apartarnos de la soberbia, y del lamentarnos continuamente, lo que nos conduce a la desesperación. Y pedir al Señor la sabiduría de saber morderse la lengua a tiempo, para no decir palabras injuriosas, que luego nos dejan la boca amarga.
9. Cuidar a los hermanos más débiles: ancianos, enfermos, los que pasan hambre, los sin techo y los extranjeros, porque sobre esto seremos juzgados.
10. Cuidarse de no caer en el consumismo comercial, la apariencia o los regalos inútiles, o bien los despilfarros superfluos, sino que busquemos la alegría de acoger al Señor y a los hermanos con sobriedad y espíritu solidario.

Cuidar significa manifestar interés diligente y atento, que implica tanto nuestro espíritu como nuestra actividad, hacia alguien o algo. Significa mirar con atención al que necesita cuidados sin pensar en nada más. Significa aceptar dar o recibir cuidados. La oración con la que se bendicen las Cenizas al inicio de la Cuaresma, dice: «Oh Dios, que te dejas vencer por el que se humilla y encuentras agrado en quien se arrepiente de sus pecados…«. Vivamos la Santa Cuaresma con humildad y penitencia, con ganas de identificar nuestras enfermedades del alma, para confesarlas humildemente y dejarse sanar por el Espíritu Santo. ¡Él es el artífice de la nueva creación que esta Pascua Dios quiere realizar en todos y cada uno de nosotros!

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 358 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).