La Cuaresma: escuela de conversión

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández       Queridos hermanos y amigos: Quiero seguir meditando hoy con vosotros las propuestas que el Papa nos hace en su mensaje para esta Cuaresma. En su tercera propuesta para este tiempo nos dice:

Y, en tercer lugar, el sufrimiento del otro constituyeuna llamada a la conversión, porque la necesidad del hermano me recuerda la fragilidad de mi vida, mi dependencia de Dios y de los hermanos. Si pedimos humildemente la gracia de Dios y aceptamos los límites de nuestras posibilidades, confiaremos en las infinitas posibilidades que nos reserva el amor de Dios. Y podremos resistir a la tentación diabólica que nos hace creer que nosotros solos podemos salvar al mundo y a nosotros mismos.

El tiempo de Cuaresma se presenta como un tiempo propicio para escuchar la voz de Dios que nos invita a la conversión, precisamente con estas palabras comenzábamos nuestro camino cuaresmal cuando imponían la ceniza sobre nuestra cabeza: Conviértete y cree en el Evangelio.

A veces hemos podido pensar que la conversión es un acto voluntarista con el que intentamos cambiar de vida o de mentalidad, como si sólo dependiera de nosotros; pero, la conversión, como todo en la vida cristiana, es una iniciativa que viene de Dios, Él es el que sale a nuestro encuentro.

La conversión es, por lo tanto, descubrir el amor de Dios en nuestras vidas. Es como nos dice el Papa en su mensaje de esta Cuaresma descubrir que Él: Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos. Cada uno de nosotros le interesa; su amor le impide ser indiferente a lo que nos sucede.

Cuando descubrimos esta búsqueda contínua de Dios hacia nosotros y abrimos con confianza nuestro corazón a Él, podemos decir que algo se transforma en nuestras vidas, algo cambia, en definitiva, nuestro corazón se convierte. Es decir, la conversión, no es otra cosa que haber descubierto el amor de Dios en nuestras vidas. Si Él nos ha amado así, nuestra respuesta es responder con amor, hacia Dios y hacia los hermanos.

El papa Francisco señala especialmente para esta Cuaresma la necesidad de desterrar de nosotros la indiferencia hacia los demás. Ésta debe ser la actitud de conversión que necesitamos actualizar en esta Cuaresma; es lo que debemos pedir al Señor en nuestra oración: Tú, Señor, que no eres indiferente a nuestros sufrimientos y que siempre nos buscas para darnos tu amor, no permitas que seamos indiferentes frente a los males que afectan a nuestros hermanos; ensancha mi corazón en tu amor.

Que cada uno individualmente y cada comunidad sepamos oír la voz de Dios que no se cansa de llamarnos a la conversión y fortalecidos por Él buscar los signos que necesitamos realizar para manifestar que no somos indiferentes ante las dificultades y los problemas de nuestros hermanos.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 279 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.