PAPA FRANCISCO: “24 HORAS PARA EL SEÑOR”

Mons. Carlos EscribanoMons. Carlos Escribano       El papa Francisco en su mensaje de Cuaresma nos ha pedido que cuidemos especialmente la oración en este tiempo de gracia. Para ello nos convoca a esa preciosa iniciativa de “24 horas para el Señor” que se desarrollará en todo el orbe católico los próximos 13 y 14 de marzo y a la que también se une nuestra diócesis en parroquias y comunidades.

La oración, nos recuerda en su mensaje el Papa, nos hace acoger a Dios que nos interpela y que sale a nuestro encuentro para romper la tentación de indiferencia ante los demás. Seguro que si te paras a pensarlo son muchos los motivos, cercanos y lejanos, por los que tenemos que elevar nuestras plegarias al Padre y que, a la vez, nos acercan a la realidad de las personas a quienes encomendamos. Tu familia y sus problemas, los enfermos, los pobres, los marginados, los parados, las víctimas de la violencia… Si elevamos la vista y contemplamos la realidad del mundo estos motivos siguen creciendo: las víctimas de las guerras y revoluciones, de la hambruna, del virus del ébola y de otras enfermedades endémicas, los miles de refugiados y desplazados, los perseguidos y asesinados por vivir su fe… Sí, el Papa nos exhorta a rezar por ellos para podernos comprometer de verdad con sus necesidades. La oración verdadera nos descubre las exigencias de la caridad desde la lógica de la Encarnación.

El Papa Francisco da mucha importancia a nuestra vida de oración. La propone como una clave ineludible en nuestra tarea evangelizadora: “Evangelizadores con Espíritu quiere decir evangelizadores que oran y trabajan. Desde el punto de vista de la evangelización, no sirven ni las propuestas místicas sin un fuerte compromiso social y misionero, ni los discursos y praxis sociales o pastorales sin una espiritualidad que transforme el corazón. Esas propuestas parciales y desintegradoras sólo llegan a grupos reducidos y no tienen fuerza de amplia penetración, porque mutilan el Evangelio. Siempre hace falta cultivar un espacio interior que otorgue sentido cristiano al compromiso y a la actividad. Sin momentos detenidos de adoración, de encuentro orante con la Palabra, de diálogo sincero con el Señor, las tareas fácilmente se vacían de sentido, nos debilitamos por el cansancio y las dificultades, y el fervor se apaga”. (Evangelii Gaudium 262)

El Papa nos pide creatividad para proponer espacios de oración y comunión (cfr. Evangelii Gaudium 73). Esta preciosa iniciativa puede convertirse en una magnífica oportunidad para abrir nuevos caminos de encuentro con nuestros hermanos y sus necesidades. Y para romper con la tentación de pensar que la oración nos aísla o encierra en una especie “castillo interior angelical” o de que es tiempo perdido. Al contrario, es un momento de encuentro y diálogo con Dios que nos mueve a contemplar a nuestros hermanos y su realidad con la mirada misericordiosa de Dios y a implicarnos en ella.

Os animo a participar en estas 24 horas de oración a las que nos convoca el Papa. En la ciudad de Teruel las iniciaremos con unas vísperas el día 13 que tendrán lugar en la Iglesia de las madres Carmelitas a las 17.30h. Únete de manera personal, conyugal, familiar o en pequeños grupos a ella, para conseguir elevar, como Iglesia diocesana, una ofrenda agradable al Padre.

+ Carlos Escribano Subías,
Obispo de Teruel y de Albarracín

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 191 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.