SEMANA DIOCESANA DE LA FAMILIA: IGLESIA, FAMILIA DE FAMILIAS

Mons. Carlos EscribanoMons. Carlos Escribano     Una de las cuestiones a las que nos debería alentar nuestro Plan Diocesano de Pastoral, que providencialmente sintoniza con el trabajo que se está desarrollando para la preparación del próximo Sínodo de los Obispos sobre la familia, sería el contemplar a la familia y, en concreto a la familia cristiana, no como un problema en nuestra tarea evangelizadora, sino como un camino de evangelización a cuidar y potenciar. Uno de los retos que tenemos como Iglesia diocesana es descubrir a nuestras familias en su misión eclesial.

Un hombre y una mujer, que se acercan al altar como miembros de la Iglesia, aportan su persona, lo que son, en todas sus dimensiones. También su carácter laical que, partiendo del bautismo, les hace partícipes de la gran herencia recibida de Cristo en la Iglesia. Esta herencia incluye la gracia sacramental, pero también una vocación específica. Esa vocación debe ser evidenciada, valorada y apoyada por toda la Iglesia, también por nuestras parroquias sin importar la edad de los contrayentes y los años que hayan trascurrido desde la celebración de su matrimonio. Es fundamental ayudar a los esposos a interiorizar su vocación al matrimonio para que tomen conciencia de que ese don especial recibido les hace partícipes de la misión de Cristo y de la Iglesia: ser sacerdotes, profetas y reyes a semejanza de Cristo que es Sacerdote, Profeta y Rey. Caer en la cuenta de esto es fundamental para asumir la misión eclesial de la familia. La misma vida familiar, se convierte así en vida de la Iglesia misma y por ello construyéndose como familia cristiana, realiza en la historia la misión profética, sacerdotal y real conferida por Cristo y la Iglesia. Al responder a esa misión, la familia cristiana se constituye en comunidad en diálogo con Dios, en comunidad al servicio de la persona y en comunidad creyente y evangelizadora.

Gracias a Dios, son muchas las actividades que en torno a la familia se están desarrollando en nuestra diócesis a lo largo de este curso, para profundizar en estos y otros aspectos fundamentales sobre la familia, que nos pueden conducir a una pastoral familiar renovada.

Dentro de ellas está la Semana de la Familia organizada por la Delegación de Pastoral Familiar. Comienza con la inauguración, el día 23, de la exposición de obras de arte sobre la Sagrada Familia que está preparando la Delegación diocesana de Patrimonio. Los días 24 y 27 se impartirán sendas conferencias en la Cámara de Comercio de Teruel sobre temas de familia: “El amor conyugal como la transformación de dos amores” por Yolanda Latre del Centro de Orientación Familiar diocesano de Zaragoza y “Claves para educar bien en familia hoy” por Benigno Blanco del Foro Español de la Familia. El sábado 28 tendrá lugar en el Palacio de Exposiciones y Congresos un Encuentro Festivo para Familias, en el que habrá proyecciones, actuaciones, testimonios y juegos para los más pequeños. Concluirá con una celebración eucarística en la parroquia más cercana.

También, en el próximo mes de Junio, el domingo 14, tendrá lugar el encuentro diocesano de familias en el Monasterio del Olivar en Estercuel.

Os animo a las familias de la diócesis a participar en estos eventos que, estoy seguro, serán cauce de gracia que ayude a las familias cristianas a tomar conciencia de su importante e insustituible papel en la tarea evangelizadora de la Iglesia.

+ Carlos Escribano Subías,
Obispo de Teruel y de Albarracín

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 190 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.