Trata de personas: vergonzosa plaga

RV3508_LancioGrandeDesde la Plaza de San Pedro con miles de fieles romanos y de peregrinos, el Papa se unió a las diócesis del mundo en la primera Jornada de Oración y de Reflexión contra la trata de personas, respondiendo a los incontables llamamientos que el mismo Papa Francisco no desmaya en pronunciar para poner fin a este «crimen contra la humanidad», «derrota de la comunidad mundial», como ha dicho en varias oportunidades. «Enciende una luz contra la trata», es el lema de esta jornada. La fecha elegida –  8 de febrero – es muy significativa, porque es la memoria litúrgica de Santa Josefina Bakhita,  canonizada por San Juan Pablo II, que había sido esclava sudanesa,  liberada y luego religiosa canosiana. Santa que el Papa Francisco cita en su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2015, titulado «No esclavos, sino hermanos». Éste fue su llamamiento, después de la oración del Ángelus dominical, después de invocar a la Madre de Dios, para luego rezar el Ave María:

«Hoy memoria litúrgica de Santa Josefina Bakhita, la religiosa africana que cuando era niña sufrió la dramática experiencia de ser víctima de la trata, las Uniones de las Superioras y de los Superiores Generales de los Institutos religiosos han promovido la Jornada de Oración y de Reflexión contra la trata de personas.

Aliento a cuantos están comprometidos en ayudar a hombres, mujeres y niños esclavizados, explotados, abusados como instrumentos de trabajo o de placer y a menudo torturados y mutilados.

Deseo que cuantos tienen responsabilidades de gobierno se esmeren con decisión en erradicar las causas de esta vergonzosa plaga, indigna de una sociedad civil.

Cada uno de nosotros de sienta comprometido en ser voz de nuestros hermanos y hermanas, humillados en su dignidad.

¡Oremos por ellos y sus familiares!»

(CdM – RV)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).