La trata de personas es un crimen contra la humanidad

sanchez_mongeMons. Manuel Sánchez Monge    Queridos diocesanos:

Desde el inicio de su pontificado, el papa Francisco ha denunciado muchas veces la trata de seres humanos, definiéndolo «un crimen contra la humanidad» y llamándonos a todos a luchar en contra y a cuidar a sus víctimas. Respondiendo a la llamada del Santo Padre se promueve una Jornada internacional de oración y reflexión contra la trata de personas.

La Primera Jornada Internacional se celebrará en todas las diócesis y parroquias del mundo, en los grupos y colegios, el próximo 8 de febrero de 2015, fiesta de santa Josefina Bakhita una esclava sudanesa, que una vez liberada se hizo monja Canosiana, y fue declarada santa en el año 2000.

El fenómeno de trata de personas es uno de los peores ejemplos de esclavitud del siglo XXI. Afecta al mundo entero. Según datos fiables, aproximadamente a 21 millones de personas, a menudo muy pobres y vulnerables. Estas son víctimas del tráfico para la explotación sexual, el trabajo forzado y la mendicidad, la extracción ilegal de órganos, la servidumbre doméstica y los matrimonios forzados, las adopciones ilegales y otras formas de explotación. Cada año, alrededor de 2,5 millones de personas son víctimas de la trata y de la esclavitud: el 60 por ciento son mujeres y niños. Con frecuencia sufren abusos y violencia indescriptible. Por otra parte, para los traficantes y proxenetas, esta es una de las actividades ilegales más lucrativas en el mundo, que genera un total de 32 mil millones de dólares al año. Es el tercer “negocio” más rentable después de las drogas y el tráfico de armas.

¿Qué hace la Iglesia?

Desde hace muchos años la Iglesia Católica, y particularmente las congregaciones religiosas femeninas, han trabajado en muchos lugares del mundo, para sensibilizar sobre esta lacra, prevenir la trata de seres humanos, denunciar los traficantes y explotadores y, sobre todo, ayudar y proteger a las víctimas. Entre nosotros, las religiosas Oblatas vienen trabajando desde hace mucho tiempo en este campo y con mucha eficacia.

El primer objetivo de esta Jornada Internacional es crear una mayor conciencia sobre este fenómeno y reflexionar sobre la situación general de violencia e injusticia que afecta a tantas personas, que no tienen voz, no cuentan, y no son nadie: son simplemente esclavos.

Otro objetivo es el intentar ofrecer soluciones para contrarrestar esta forma moderna de esclavitud por medio de acciones concretas. Para esto, es necesario subrayar la necesidad de garantizar los derechos, la libertad y la dignidad de todas las personas que sufren la trata y son reducidas a la esclavitud.

Por otra parte, debemos denunciar tanto las organizaciones criminales como a aquellos que usan y abusan de la pobreza y vulnerabilidad de sus víctimas para transformarlos en objetos de placer y ganancia.

La Jornada Internacional contra la Trata de Personas 2015 será una incorporación significativa al Año dedicado a la vida consagrada, y podría servir de estímulo a los religiosos y religiosas de todo el mundo para leer los “signos de los tiempos”, y proféticamente repensar el presente y futuro de la vida consagrada.

“El tráfico de personas es un crimen contra la humanidad. Debemos unir nuestras fuerzas para liberar a las víctimas y detener este crimen que es cada vez más agresivo, que amenaza, además de a las personas, los valores fundamentales de la sociedad y también a seguridad y la justicia internacionales, así como la economía, a estructura familiar y la vida social”.

                   Papa Francisco, 12 diciembre de 2013

Invito a que en todas las celebraciones eucarísticas del día 8 de febrero se incluya una petición para que se erradique el trato de personas en el mundo entero.

Con mi afecto y mi bendición,

+ Manuel Sánchez Monge

Obispo de Mondoñedo-Ferrol

Mons. Manuel Sánchez Monge
Acerca de Mons. Manuel Sánchez Monge 93 Articles
Mons. Manuel Sánchez Monge nació en Fuentes de Nava, provincia de Palencia, el 18 de abril de 1947. Ingresó en el Seminario Menor y realizó luego los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor Diocesano. Cursó Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde obtuvo en 1974 la Licenciatura, con una tesina sobre la infalibilidad del Papa y ,en 1998, el Doctorado con una tesis sobre "La familia, Iglesia doméstica". Fue ordenado sacerdote en Palencia el 9 de agosto de 1970. Fue Profesor de Teología en el Instituto Teológico del Seminario de Palencia (1975), Vicario General de Palencia (1999) y Canónigo de la Catedral (2003). Fue ordenado obispo de Mondoñedo-Ferrol el 23 de julio de 2005. En la Conferencia Episcopal Miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada desde 2005 Desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar