La dignidad humana es el fundamento de la Paz en Tierra Santa

Mons. VivesMons. Joan E. Vives     He participado recientemente con otros Obispos de la Coordinadora de las Conferencias Episcopales en apoyo a la Iglesia en Tierra Santa. Por un mandato expreso de la Santa Sede, este grupo de Obispos nos reunimos cada mes de enero en Tierra Santa, concentrándonos en la oración, la peregrinación y la persuasión, con el objetivo de actuar en solidaridad con la comunidad cristiana de Tierra Santa, ya que ésta experimenta fuertes presiones políticas y socioeconómicas.

Ahora, hemos podido «ver» la realidad de Gaza, Hebrón, del Valle de Cremisán y los asentamientos con confiscación de tierras. Y hemos estado en Belén y otros lugares donde se trabaja con amor en medio de tanto sufrimiento, provocaciones y desconocimiento mutuo, con violencias y humillaciones, pero también con esperanza, trabajo de servicio y compromiso por el diálogo y la paz.

Hemos visto las trágicas consecuencias del fracaso de la política nacional e internacional para lograr la paz. El actual conflicto amenaza la dignidad de Palestinos e Israelíes, pero sobre todo el compromiso con los pobres nos urge a dar apoyo a las personas que sufren especialmente en Gaza, donde hemos podido entrar. Se da allí una situación desastrosa, causada por el hombre, un escándalo desconcertante, una injusticia que exige a la humanidad una solución, debido a las terribles consecuencias de la inmensa destrucción causada por la guerra del verano pasado. Decenas de miles de familias no tienen una vivienda adecuada; el bloqueo continuo impide la reconstrucción y contribuye dramáticamente a la desesperación, crea niveles intolerables de paro y empuja a las personas sencillas hacia la pobreza más extrema. A pesar de la devastación, la esperanza está viva en Gaza. Hemos visto familias que reconstruyen sus vidas con determinación. Hemos visto una pequeña comunidad cristiana con una fe enorme. Hemos admirado la tenacidad de muchos voluntarios. Hemos visitado la escuela «Sagrada Familia», donde Musulmanes y Cristianos estudian y juegan juntos en armonía. Y pronto serán canonizadas dos religiosas palestinas, que demuestran que la santidad surge también en aquella Iglesia. Por ello, tras el fracaso de las negociaciones y la consiguiente violencia del 2014, invitamos urgentemente a los poderes públicos a ser creativos, a encontrar nuevos enfoques, para construir puentes y no muros.

Conviene tener presente el reciente Discurso del Papa Francisco ante el Cuerpo Diplomático cuando dice: «Mi pensamiento se dirige, sobre todo, a Oriente Medio, empezando por la amada tierra de Jesús, que he tenido la alegría de visitar el pasado mes de mayo y a la que no nos cansaremos nunca de desear la paz. Así lo hicimos, con extraordinaria intensidad, junto al entonces Presidente israelí, y el Presidente palestino, con la esperanza firme de que se puedan reanudar las negociaciones entre las dos partes, para que cese la violencia y se alcance una solución que permita, tanto al pueblo Palestino como al Israelí, vivir finalmente en paz, dentro de unas fronteras claramente establecidas y reconocidas internacionalmente, de manera que «la solución de dos Estados» se haga efectiva». El camino de la paz exige el respeto de los derechos humanos de Israelíes y Palestinos, y nuestra oración alimenta la esperanza que hace posible la paz.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 343 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).