Solidaridad contra el hambre

SaizMenesesMons. Àngel Saiz Meneses     En este segundo domingo de febrero se realiza la colecta de la Campaña contra el Hambre en el mundo, que lleva a cabo la organización no gubernamental “Manos Unidas”, vinculada a la Iglesia Católica. El lema escogido para este año es: “Luchamos contra la pobreza. ¿Te apuntas?” Se trata de motivar a la sociedad en general y a las instituciones públicas, a los medios de comunicación y a las empresas para que todos tomemos conciencia de nuestra responsabilidad en la erradicación de la pobreza.

Manos Unidas denuncia las causas de la pobreza y pone en marcha acciones concretas en el campo del desarrollo especialmente en los ámbitos de la alimentación, la educación, la sanidad y la promoción de la mujer. Asimismo, esta nueva campaña recoge el trabajo realizado durante los últimos ocho años en el marco de los Objetivos del Desarrollo del Milenio, promovido por la ONU. Hay que reconocer que estos objetivos han supuesto avances significativos, pero todavía queda mucho por hacer.

He aquí algunos ejemplos de lo que se ha conseguido: Se ha reducido a la mitad el número de personas que viven en condiciones de pobreza extrema, pero una de cada nueve sigue padeciendo hambre; más de dos mil millones de personas han conseguido acceder al agua potable. Prácticamente, se ha conseguido la igualdad en la educación primaria; no obstante, todavía más de 50 millones de niños y niñas siguen sin tener acceso a la escuela.

He tomado estos datos de la documentación de la actual campaña de Manos Unidas. Haciéndose eco de las palabras del Papa Francisco, Manos Unidas nos invita a trabajar, con actuaciones concretas, a favor de un modelo de sociedad que no “descarte”, que no excluya a los desfavorecidos, a los más empobrecidos, a los menos dotados.

Por mi parte, deseo añadir esta invitación a la solidaridad como una exigencia derivada de la fe cristiana. El encuentro con Cristo nos ha de abrir a la solidaridad. La unión del Hijo de Dios con cada ser humano hace que pueda decir: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis” (Mt 25,40). No se trata de un sentimiento superficial y pasajero al contemplar el mal ajeno. Se trata de una actitud moral y social, de una virtud que llamamos solidaridad. Esta Campaña nos invita a ser solidarios en la lucha contra el hambre.

Para vivir esa actitud, para ejercitar esa virtud, es imprescindible reconocer al otro como persona, sentirse responsable de los más débiles y estar dispuestos a compartir los bienes con ellos. Al hacerlo, en la medida de las posibilidades de cada persona o de cada institución, prolongamos la máxima expresión de solidaridad, que es la vida y el misterio de Jesús de Nazaret. Él es la Palabra eterna de Dios que se encarnó y habitó entre nosotros, asumiendo una naturaleza en todo igual a la nuestra excepto en el pecado. Y que, con hechos y con palabras, nos enseñó que Dios es Padre y que todos hemos de vivir como hermanos.

Por eso, un año más, en estos comienzos de febrero, os invito a secundar la campaña de “Manos Unidas” ayudándola en su lucha contra el hambre en el mundo.

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa.

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 364 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.