Luchamos contra la pobreza

Mons. Esteban EscuderoMons. Esteban Escudero     Manos Unidas es la Asociación de la Iglesia Católica en España para la ayuda, promoción y desarrollo de los países en vías de desarrollo. Es una ONG de voluntarios, católica y seglar. Nació en 1959 con la denominación de “Campaña contra el Hambre” y, a partir de entonces, todos los años promueve una nueva campaña en favor de los más pobres y necesitados del mundo entero. El lema de la campaña para este año 2015 es “Luchamos contra la pobreza. ¿Te apuntas?” y es la que hace el número 56 desde su fundación. La primera frase del lema, “La lucha contra la pobreza” es una invitación a desterrar el hambre del mundo y a ser constructores de un desarrollo social y cultural que tenga como centro a las personas. La segunda parte del lema, “Te apuntas”, es la propuesta a todas las personas de buena voluntad, especialmente a los cristianos, a participar en esta misión. Cualquiera puede contribuir con esta causa haciendo donaciones, dándose de alta como socio, siguiéndola en las redes sociales o participando en sus actividades de sensibilización. El viernes 6 de Febrero se celebrará el “Día del Ayuno Voluntario” y el domingo siguiente, 8 de Febrero, será la “Jornada Nacional de Manos Unidas”.

La preocupación por el desarrollo integral de los más abandonados de la sociedad brota de la fe en Cristo que se hizo pobre y que estuvo siempre cercano a los pobres y excluidos. Movidos por esta fe, los voluntarios de Manos Unidas perseveran año tras año en la tarea de luchar por unas condiciones de vida dignas para muchas de las personas que viven en la tierra, trabajando por un mundo mejor. Por eso, Manos Unidas quiere reforzar su presencia en las parroquias, lugar donde los discípulos de Cristo van conociendo el Evangelio, celebrando la alegría de ser hijos de Dios, Padre de todos, y van creciendo en su compromiso por difundir el mensaje del Señor a todos los hombres y comenzando a construir su reinado en el mundo.

Pero, además del esfuerzo y la ayuda de las personas particulares, Manos Unidas es consciente de que la comunidad política tiene una grave responsabilidad en la lucha contra la pobreza. El destino de los pobres se decide en este ámbito, y dado que vivimos en un mundo interdependiente, deben desarrollarse políticas solidarias entre los países y denunciar a quienes lo impiden. Por ello, a partir de este mismo año, Manos Unidas, incorpora a su trabajo los nuevos objetivos que la ONU ha propuesto, los llamados “Objetivos de Desarrollo Sostenible” (ODS), que tendrán en cuenta los siguientes factores: conflictos y fragilidad, educación, sostenibilidad ambiental, crecimiento y empleo, salud, hambre, nutrición y seguridad alimentaria, desigualdades y energía y agua.

De esta manera, Manos Unidas se hace eco del mensaje del Papa Francisco al Director de la Agencia de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), el pasado 16 de Octubre, cuando clamaba: «¿Hasta cuándo se seguirán defendiendo sistemas de producción y de consumo que excluyen a la mayor parte de la población mundial, incluso de las migajas que caen de las mesas de los ricos? Ha llegado el momento de pensar y decidir a partir de cada persona y comunidad, y no desde la situación de los mercados. En consecuencia, debería cambiar también el modo de entender el trabajo, los objetivos y la actividad económica, la producción alimentaria y la protección del ambiente. Quizás ésta es la única posibilidad de construir un auténtico futuro de paz, que hoy se ve amenazado también por la inseguridad alimentaria».

«Este enfoque- seguía diciendo el Papa- que deja ver una nueva idea de cooperación, debería interesar e implicar a los Estados, a las instituciones y a las organizaciones de la sociedad civil, así como a las comunidades de creyentes que, con múltiples iniciativas, viven a menudo con los últimos y comparten las mismas situaciones y privaciones, frustraciones y esperanzas».

Y terminaba diciendo: «Por su parte, la Iglesia católica, a la vez que continúa su actividad caritativa en los diversos continentes, está dispuesta a ofrecer, iluminar y acompañar tanto la elaboración de políticas como su actuación concreta, consciente de que la fe se hace visible poniendo en práctica el proyecto de Dios para la familia humana y para el mundo, mediante una profunda y real fraternidad, que no es exclusiva de los cristianos, sino que incluye a todos los pueblos».

Queriendo contribuir a alcanzar estos objetivos, Manos Unidas lanza este año su campaña: “Luchamos contra la pobreza. ¿Te apuntas?”. Un lema que nos debería animar a todos a colaborar decididamente con esta actividad de la Iglesia.

+Esteban Escudero

Obispo de Palencia

Mons. Esteban Escudero Torre
Acerca de Mons. Esteban Escudero Torre 38 Articles
Mons. Esteban Escudero Torres nació en Valencia, el 4 de febrero de 1946. Cursó los estudios primarios y el bachillerato superior en el Colegio de los PP. Agustinos, de Valencia. A la edad de 17 años entró en el Seminario Metropolitano, sito en Moncada, donde cursó tres años de Filosofía y tres de Teología. Tras el bachillerato en Teología, obtuvo, en 1970, la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Con permiso del entonces Arzobispo de Valencia, don José María García Lahiguera, inició estudios de Filosofía en la Universidad literaria de Valencia obteniendo, en 1974, la Licenciatura en Filosofía pura. Durante el tiempo de sus estudios civiles, trabajó activamente en la Comisión Diocesana del Movimiento Junior, organizando frecuentes cursillos de formación religiosa y de técnicas de tiempo libre para los educadores de los distintos centros Juniors de la diócesis. Tras un año de diaconado en la Parroquia de San Martín, en la ciudad de Valencia, fue ordenado sacerdote el 12 de enero de 1975 y destinado, como coadjutor, a la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, de Carlet. Durante cuatro años, simultaneó los trabajos pastorales de vicario parroquial con las clases de religión en el Instituto de Bachillerato de la localidad. Igualmente dirigió y animó espiritualmente el centro del Movimiento Junior de Carlet. Enviado a Roma en 1978 para ampliar estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana por el Arzobispo don Miguel Roca Cabanellas, obtuvo el grado de Doctor en Filosofía de la Universidad con una tesis sobre el pensamiento filosófico de don Miguel de Unamuno. De regreso a la actividad pastoral de la diócesis, colaboró en la Delegación Diocesana de Pastoral Juvenil y, posteriormente, en la Delegación Diocesana de Enseñanza y Educación Religiosa, donde desempeñó el cargo de Coordinador de la Enseñanza Religiosa Escolar y Director de la Escuela Diocesana de formación del profesorado de Enseñanza Religiosa Escolar. Igualmente, fue adscrito a la Parroquia de Nuestra Señora del Socorro, de Valencia, donde ha venido trabajando pastoralmente hasta su ordenación episcopal. Durante seis años fue profesor de Filosofía en el C.E.U. San Pablo de Moncada y, desde 1988, profesor, jefe de estudios y posteriormente director de la Escuela Diocesana de Pastoral. Al erigirse en 1994, por el Arzobispo don Agustín García-Gasco, el Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas, fue nombrado Director, recorriendo regularmente las distintas sedes del mismo, e impartiendo clases de Fe-Cultura y Teología Dogmática. Desde 1982 impartió diversas asignaturas en la Facultad de Teología «San Vicente Ferrer», de Valencia, haciéndose cargo, como profesor agregado de dicha Facultad, desde el curso escolar 1988-1989 hasta su nombramiento episcopal, de las asignaturas de Historia de la Filosofía Antigua, Historia de la Filosofía Moderna y Filosofía y Fenomenología de la Religión. También fue profesor de Antropología Filosófica en la sede española del Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre el matrimonio y la familia, desde su erección en la diócesis de Valencia. Desde 1988 es miembro de la asociación «Viajes a Tierra Santa con los PP. Franciscanos», habiendo dirigido y animado espiritualmente en numerosas ocasiones peregrinaciones a los lugares santos del cristianismo. Ha participado en varias reuniones y simposios sobre el diálogo, cristianismo y judaísmo. En 1999, don Agustín García-Gasco, Arzobispo de Valencia, le nombró canónigo de la Santa Iglesia Catedral Metropolitana, donde desempeñó el cargo de Secretario Capitular. Es autor de varios artículos de Filosofía y Teología de las Religiones, publicados en los números de la Revista Anales Valentinos de los años 1983, 1989, 1990, 1991 y 1999. Igualmente publicó, en 1994, el audiolibro en seis volúmenes Contenidos básicos de la fe cristiana, Valencia 1994, y el libro Creer es razonable. Introducción a la Filosofía y a la Fenomenología de la Religión, Valencia 1997. El 17 de noviembre de 2000, fue nombrado, por Su Santidad el papa Juan Pablo II, Obispo Titular de Thala y Auxiliar de Valencia, recibiendo la consagración episcopal el 13 de enero de 2001.