La Doctrina Social de la Iglesia

Mons. Salvador Gimenez VallsMons. Salvador Giménez      Hay opiniones que duelen. Hay afirmaciones que, seguramente por ignorancia, esconden una gran injusticia. Hay discursos, repetidos en sucesivos momentos de la historia, que producen alejamiento e incomprensión. Me refiero en este caso a la enseñanza de la Iglesia sobre las llamadas cuestiones sociales. Todo aquello que atañe al ámbito de las relaciones sociales, laborales o políticas.

Me preocupa la reiteración mostrada por algunos comentaristas en el sentido de que la Iglesia no ha escrito o actuado con contundencia ante los cambios producidos por nuestro mundo durante los dos últimos siglos. Que ha permanecido casi silente y no ha promovido la respuesta adecuada
ante la transformación social. Como si no le interesara esta cuestión que afecta, y ha hecho sufrir, a tanta gente en nuestro entorno. Y esto, me parece, es profundamente injusto y producto del desconocimiento o del desinterés. Esta página semanal me permite dirigirme a los católicos para recordarles algunos datos sobre esta cuestión. Y, por supuesto, ofrecer muy someramente criterios de actuación. También para otros muchos lectores que buscan información sobre el preceder y la implicación de los cristianos en estos ámbitos. Es una preocupación fruto de algunas lecturas que he hecho durante estas últimas semanas. Cualquiera podría encontrar en las librerías obras publicadas recientemente que abordan esta cuestión.

Las lecturas de los distintos autores me han conducido, cuando buscaba un resumen claro para todos vosotros, a una obra que el Pontificio Consejo “Justicia y Paz” publicó en el año 2005 y que tituló COMPENDIO DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA (BAC/Planeta). Son 300 páginas de contenido y 120 de índices. Parece un poco extenso pero, teniendo en cuenta toda la documentación existente, es un perfecto sumario de las convicciones que los cristianos debemos saber, aplicar a nuestra vida y enseñar a quienes se interesen por la palabra de la Iglesia al mundo de hoy.

El Compendio contiene una introducción (Un humanismo integral y solidario) y trece capítulos con los siguientes títulos: El designio de amor de Dios para la humanidad; Misión de la Iglesia y doctrina social; La persona humana y sus derechos; Los principios de la doctrina social de la Iglesia; La familia, célula vital de la sociedad; El trabajo humano; La vida económica; La comunidad política; La comunidad internacional; Salvaguardar el medio ambiente; La promoción de la paz; Doctrina social y acción eclesial. Termina con una conclusión (Hacia una civilización del
amor).

Como se puede comprobar están los grandes temas que afectan al ser humano, su dignidad y origen, y a sus relaciones con los demás, con la sociedad y con el universo. De cada tema se describe su naturaleza, las conveniencias y dificultades en su aplicación, sus fundamentos en la Palabra de Dios y en el Magisterio, un análisis de la situación y unas perspectivas de futuro. De ahí se deduce también unos criterios de actuación para cada individuo y cada grupo social, teniendo siempre presente el núcleo esencial de las palabras del Señor: todos somos hijos de Dios, hermanos suyos y de todos los hombres y como tales debe actuar todo cristiano.

La justicia, la misericordia, el amor y el perdón son las actitudes básicas para cumplir las exigencias evangélicas. En otro momento recordaré los documentos que la Iglesia ha dado a conocer sobre estas cuestiones en los últimos años; precisamente ahora en que tanta gente se muestra como paladín indiscutible de la justicia y del bienestar.

Para los cristianos no deberían constituir novedad.

+ Salvador Giménez Valls

Obispo de Menorca

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 187 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.