Día de la Infancia Misionera

 braulioarztoledoMons. Braulio Rodríguez        ¡Hola a todos, chavales, niños y niñas católicos de Toledo, de las 270 parroquias de nuestra Diócesis! ¿Cómo fue todo este tiempo de Navidad, sin colegio unos cuantos días? Sin duda ya habéis emprendido otra vez las catequesis, y las clases de religión en vuestros pueblos y ciudades. Vienen bien después de unos días de vacaciones. No debemos ser “baguetes” desde pequeños. Es bueno descansar, pero mucho viene mal. Quien os habla es el Arzobispo de Toledo. Muchos ya me conocéis. Otros ya me iréis conociendo cuando vaya a vuestros colegios y parroquias. En enero, el día 25, celebramos una Jornada que os debe interesar: la Infancia Misionera. ¿Qué es la Infancia Misionera? ¿No me digáis que no lo sabéis? No puede ser. Bueno, os lo digo con pocas palabras: es una institución de la Iglesia para que los niños y chavales del mundo se ayuden unos a otros. Y la mayor riqueza que tenéis los niños católicos es que creéis en Jesús, y esa fe hay que compartirla y no ser unos “rapiñas” que guardéis sólo para vosotros la fe en Jesús que recibisteis gratis. Eso pensó un obispo francés hace casi dos siglos, y así nació la Infancia Misionera, para ayudar a muchos misioneros lejos de España: son sacerdotes, religiosos y cristianos fieles laicos, muchos catequistas.

Hay, pues, que ayudar a los misioneros, esos hombres y mujeres valientes que dejan su casa, su familia y su país para ir a donde se les necesita. Pero tenéis que ayudar vosotros, con vuestra oración y vuestro dinero, el vuestro, además de lo que ayuden vuestros padres. Por eso el cartel de la Infancia Misionera de 2015 dice: “Yo soy uno de ellos”. ¿Quiénes son ellos? Pues los misioneros, ¿quiénes si no? Y tú puedes ser uno de ellos. ¿De qué manera? Descubriendo que la fe la trajo Jesús para todos y que los cristianos o somos misioneros o somos una “birria” de cristianos. Todos hijos de Dios, dijo Jesús y nadie puede ser discriminado. Mira en tu parroquia, en tu colegio todo lo que hay sobre la Infancia misionera: folletos, revistas Gesto y Super Gesto, amabas de enero/febrero 2015, DVDs preciosos, que podéis ver en la parroquia o en el colegio. Que los podéis pedir a la Delegación de Misiones, que está en el Arzobispado. Y no te olvides de que debes rezar por los misioneros y porque los niños no sufran la guerra, el hambre, el ébola, la falta de escuela, de cariño, etc. Pero también necesitan las Misiones tu dinero, tu donativo, sea pequeño o grande. Dios ve el esfuerzo que haces, de tus ahorros.

No me digas que no tienes tiempo para todo esto, porque no me lo creo. Ya os conozco: conozco que sois geniales cuando queréis, pero también podéis ser “egoistones”, y roñosos. Y eso no está bien. ¡Hala! animaros y vivid este año la Infancia Misionera. Podéis presumir y decir: “Yo también soy uno de ellos”. Tal vez podáis animaros a la Misa de ese domingo de la Infancia Misionera, día 25 de enero, en la Catedral a las 12´15, si vivís cerca, en Toledo o los pueblos cercanos. Es una buena ocasión para venir con tus padres o tus catequistas y conocer a otros “misioneros” pequeños como vosotros. Y así os puedo saludar. Es verdad que podemos vernos cuando me encuentre con vosotros por vuestras parroquias y colegios en la visita pastoral o en los encuentros que empezarán prontos de chavales en las distintas zonas de la Diócesis de Toledo. Pregunta a tu párroco o en tu colegio cuándo es el encuentro que te “pilla” más cerca.

¡Cuánto me gustaría que vosotros empezarais a vivir de otro modo a como lo hacemos a veces los mayores! El Papa Francisco siempre está diciendo que hay que cuidar de los niños, pero de todos. No sólo de unos cuantos. Y cuidar de los niños y chavales es también decirles que Jesús les quiere y cuanta con ellos para cambiar el mundo a mejor, con menos odios e injusticias, con más alegría y compartir. Ha visto en Filipinas, en un viaje muy reciente, cómo viven los niños que se quedaron sin padres, papa o mamá o ambos, en el tifón de 2014, hace apenas un año. Hace falta comprender cómo están muchos niños o adolescentes en Haití, en aquel terremoto terrible. ¿Y los niños de África, o los que yo vi en Etiopía el verano pasado? Bueno. Por hoy ya vale. Pienso en vosotros, sobre todo en los que lo pasáis peor. Sobre todo, si alguno está enfermo, o en casa hay menos cosas porque vuestros padres no tienen trabajo. Ya sé que aquí también tenemos problemas. Es verdad, pero menos. Espero que seáis valientes, y uno de ellos, de los misioneros. Hasta pronto.

X Braulio Rodríguez Plaza

Arzobispo de Toledo

Primado de España

Mons. Braulio Rodríguez
Acerca de Mons. Braulio Rodríguez 311 Articles
Don Braulio Rodríguez Plaza nació en Aldea del Fresno (Madrid) el 27 de enero de 1944. Estudió en los Seminarios Menor y Mayor de Madrid. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología Bíblica en la Universidad Pontificia de Comillas. En 1990 alcanzó el grado de Doctor en Teología Bíblica por la Facultad de Teología del Norte, con sede en Burgos. Ordenado presbítero en Madrid, el 3 de abril de 1972. Entre 1984 y 1987 fue miembro del Equipo de Formadores del Seminario Diocesano de Madrid. Fue nombrado obispo de Osma-Soria el 13 de noviembre de 1987, siendo ordenado el 20 de diciembre. En 1995 fue nombrado obispo de Salamanca. El 28 de agosto de 2002 se hizo público su nombramiento por el Santo Padre como arzobispo de Valladolid. Benedicto XVI lo nombró Arzobispo electo de Toledo, tomando posesión de la Sede el día 21 de junio de 2009. Es el Arzobispo 120 en la sucesión apostólica de los Pastores que han presidido la archidiócesis primada.