Continuidad del Congreso de las Grandes

martinez_sistachMons. Lluís Martínez Sistach              Dos mensajes envió el papa Francisco al Congreso sobre Pastoral de las Grandes Ciudades. El primero fue un mensaje leído en el acto celebrado el 25 de noviembre pasado en la basílica de la Sagrada Familia; el segundo, el discurso espontáneo que nos dirigió a todos los que participamos en la segunda fase, a quienes nos recibió en audiencia el 27 de noviembre. Eran días muy intensos para el Santo Padre, con sus viajes al Parlamento Europeo dos días antes y a Turquía al día siguiente. Nos hizo un discurso muy suyo comunicándonos su larga experiencia de pastor de Buenos Aires, un conjunto urbano que incluye 11 diócesis y 13 millones de habitantes.

En la audiencia, de casi una hora de duración, Francisco nos hizo un diseño de cómo ve él la Iglesia en una gran ciudad. Lo primero que pide a esta Iglesia es un cambio de mentalidad, una conversión a una actividad evangelizadora que dialogue con la multiculturalidad de la gran ciudad, que no tema el pluralismo y el hecho de que el mensaje de la Iglesia ya no sea el único referente cultural de la ciudad y a menudo tampoco sea el más escuchado.

Pide también el papa Francisco una Iglesia sensible a la religiosidad del pueblo, con la lectura profunda que hace de este hecho la reflexión de las diócesis latinoamericanas, sobre todo en el documento de Aparecida, en el que el cardenal Bergoglio tuvo un papel muy destacado, ya que fue el jefe del grupo de redacción de este documento que resume el pensamiento de la última conferencia general de los obispos de América Latina y del Caribe.

Francisco contempla, en la gran ciudad, una iglesia en salida, que no espera sólo que las personas vengan, sino que sale al encuentro de todos, en la medida de sus posibilidades; una Iglesia samaritana –aludiendo a la famosa parábola del Evangelio– que quiere estar en medio de la ciudad, al servicio de todos y sobre todo de los más pobres y marginados, de los que más sufren.

En el mensaje papal que se leyó en la Sagrada Familia, dice el Papa: «Me alegro de los esfuerzos realizados y animo a todos a seguir reflexionando creativamente sobre la manera de afrontar la misión evangelizadora en los grandes núcleos urbanos, cada vez en mayor expansión». El Santo Padre nos invita a seguir trabajando en la pastoral de las grandes ciudades. En mi saludo del inicio de la audiencia hice referencia a este punto de su mensaje y le dije que tomábamos nota y que estábamos dispuestos a continuar. De eso se trata, que no sea un hecho aislado sino el inicio de un proceso. Tengo en este sentido dos previsiones: la constitución de una fundación que se dedique a fomentar el estudio de las grandes ciudades para ofrecer elementos y medios para la pastoral de las grandes concentraciones urbanas; y, en segundo lugar, la celebración este curso de una jornada diocesana dedicada sobre todo a ver cómo el contenido del Congreso y las enseñanzas que nos ha ofrecido el Papa nos interpelan como pastores –sacerdotes y laicos– de nuestra archidiócesis, que es eminentemente urbana.

 

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.