Mensaje de la Jornada de la Infancia Misionera

perez_gonzalezMons. Francisco Pérez        1.- Durante muchos años tuve la oportunidad de vivir muy cerca de los misioneros y al lado de ellos al dirigir Obras Misionales Pontificias de España. Os puedo decir que fueron tiempos muy gozosos donde comprobé, muchas veces, la fuerza que ejerce el Evangelio en las personas que lo intentan vivir y transmitir. Los misioneros se sienten muy mal cuando se les considera “héroes”. Ellos más de una vez me corrigieron; les parecía que se les mancillaba su genuino ser. No quieren ser “héroes” admirados por todos sino simplemente “heraldos” y testigos de Jesucristo. Son misioneros por amor a Jesucristo y a su mensaje del Evangelio que refleja el querer de Jesucristo: “Amaos como yo os he amado”. No tienen ninguna otra pretensión.

Siempre me sorprendía la enorme entrega que los misioneros desarrollaban con la gente. Recuerdo que una vez hice un viaje a África para visitar a los misioneros en diversos países. Nunca olvidaré la labor tan sencilla pero tan maravillosa que hacían con los más abandonados: los niños. Un día –en una Residencia de Niños- me puse a servir la comida. Sus caras tenían un esplendor especial porque ellos notaban que alguien les quería y les miraba con ternura. Los niños habían sido, muchos de ellos, abandonados en las cunetas de los caminos. Cuando esto sucedía la gente inmediatamente avisaban a las Religiosas. Les llevaban a la Residencia y allí se les cuidaba con todo primor.

Nunca olvidaré la cara de alegría que había en aquellos niños abandonados. ¡Se sentían queridos y esto les hacía felices! Uno de ellos tenía el virus del sida y estaba a punto de morir. Apremiando el tiempo, con una jofaina de plástico y un poco de agua, lo bauticé. Le puse el nombre de Benito (que significa Bendito). Al día siguiente murió y lo llevamos, en una caja blanca de madera, al cementerio. ¿Quiénes estábamos allí? Dos religiosas y dos sacerdotes. Todo el cementerio estaba poblado de pequeñas cruces blancas: eran niños que habían fallecido.

2.-El día 25 de enero celebramos la Jornada de Infancia Misionera, este año con el lema “Yo soy uno de ellos”. Esta jornada tiene como finalidad la de motivar y concienciar a todos sobre la importancia de defender, apoyar y ayudar a los niños que, como brotes tiernos, necesitan un cuidado especial. Ya durante la Navidad se celebró, con la participación de muchos niños de parroquias y colegios de enseñanza, el ser “Sembradores de Estrellas”, es decir, sembradores de esperanza cuyo promotor y guía fundamental es el Niño Dios que nace en Belén. Se trata de iniciar a los niños en la sensibilidad de los valores cristianos, de las virtudes esenciales como son la fraternidad, la unidad, las buenas costumbres, los principios fundamentales del comportamiento ético y moral, la solidaridad, la educación en el respeto, la amistad con Dios, las relaciones humanas sanas y amigables.

Esto hace posible que los niños se ilusionen y se ayuden entre ellos y miren a los demás niños como hermanos para que a nadie le falte lo fundamental en su vida. De ahí que hagan una colecta económica para ayudar a los que están viviendo pobremente. La oración, el sacrificio de privarse de algo ayudará a una mayor colaboración económica. Con esto se sustentan Escuelas, Clínicas para niños, Ambulatorios, Capillas para el Culto. Que ellos se conviertan en los protagonistas y así vayan construyendo un mundo que sea, cada vez más, un recinto de amor, de paz y de justicia.

3.- Esta campaña está promovida por las Obras Misionales Pontificias y por la Delegación Diocesana de Misiones. Invito a los padres, a los sacerdotes, a los catequistas y profesores a acompañar a los niños en esta andadura de mentalización misionera, motivándoles y animándoles para que comiencen a ser “pequeños misioneros” y se pongan en el lugar de los otros niños que esperan formar y forjar un camino de amor donde nadie se sienta aislado o solo, porque “Yo soy uno de ellos”. Este año os animo también a las familias, y de modo especial a los niños, a participar en las Javieradas 2015. Una de ellas va a ser La Javierada Infantil y se celebrará el día 16 de mayo en Javier. Os agradezco vuestra colaboración.

El Papa Francisco, que quiere tanto a los niños, nos ha regalado un Año Jubilar con motivo de la celebración de los 75 años de las Javieradas. Un año de gracia para querer más a Jesús, escuchar su palabra, recibir los sacramentos del Perdón y de la Eucaristía donde él está presente con su amor misericordioso y gracia. Es un año para que roguemos a Dios que nos conceda la paz a todos los pueblos de la tierra y para que seamos más amigos y hermanos de todos poniendo lo mejor de nosotros y solidarizándonos con los más necesitados. Estoy seguro de que la Virgen María, “Estrella de la Nueva Evangelización”, nos va a ayudar para que el mensaje de Jesús se muestre en todos los lugares de la tierra.

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 320 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).