Oremos por la unidad de todos los cristianos, que el mundo vea, y crea…

Mons. Rafael ZornozaMons. Rafael Zornoza     Se ha dicho con frecuencia , aunque haya sido impropiamente, que se tiene sólo fe para creer lo que no se ve. La realidad es que el apóstol San Juan dice que trasmite lo que ha visto y oído del Verbo de la vida. Hay que ver mucho con los ojos del alma, pero nos ayuda también lo positivo que vemos con los ojos del cuerpo para creer. Acordaos de aquellos griegos que había oído hablar del Señor y decían  que querían ver a Jesús -dice el evangelista-. Pero eso nos pasa en el fondo a todos. Buscamos signos, manifestaciones visibles, lo perceptible de la fe. Y uno de esos signos que entran por los ojos es el de la unidad. A los primeros cristianos les buscaban porque veían cómo se amaban. El mundo de hoy, que depende tanto de la imagen, también se asombra ante los testimonios de paz, de unidad -no cabe duda-, ante la unión nuestra y la armonía entre nosotros.

Durante estos días de enero, todos los cristianos estamos orando, pidiendo por la unidad de los cristianos. El primero en pedirlo fue Cristo. Quería que su Iglesia fuese una para que el mundo crea (Jn 17,21), decía. Todos, efectivamente, podemos orar, pero con la fuerza de Dios debemos ser signos de unidad, porque esa armonía que se ve es signo de conversión del corazón. De la misma manera que las enemistades y rupturas están pidiendo penitencia a la vista. Nos gustaría que se cumpliese el deseo de Cristo y que no hubiese más que un solo rebaño y un solo Pastor. Pero debemos superar la autosuficiencia y muchas omisiones, y sentirnos responsables para llevar con nuestra vida la verdad que da sentido. Todos llevamos dentro de nosotros el germen de la división. Por eso es necesario crecer en caridad, tratarnos con comprensión, ser más humildes para unirnos en la práctica, aunque sepamos muy bien lo que nos separa a unos de otros.

Queramos ver a Jesús, pero dejemos que todos puedan ver a Jesús, haciéndonos promotores de una vida nueva, de relaciones humanas auténticas, de comunidades cristianas presididas por el Evangelio. A lo mejor lo que necesitamos es audacia, creatividad, firmeza para reconocer que debemos entrar en un proceso de conversión y salir así de una fe a veces muy débil, que limita nuestra capacidad de profecía. A lo mejor necesitamos mirar detenidamente esos desiertos del mundo secularizado que nos rodea, donde tantos hombres sedientos siguen teniendo la necesidad de un amor gratuito y de libertad, y buscan nuestro testimonio. A lo mejor nos dejamos purificar más por el amor de Dios, para abandonar las deformaciones de nuestra fe inmadura. O a lo mejor nos criba la tribulación y, estrechados en el amor de Cristo, nos hacemos uno con Él para que se pueda ver a Jesús.

Hermanos, oremos juntos, os lo pido, para que Dios nos conceda ese don ansiado por Cristo mismo, por el que oró en la Última Cena antes de su pasión: la querida unidad de todos los cristianos.

+ Rafael Zornoza

Obispo de Cádiz y Ceuta

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 254 Articles
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.