Dos peticiones: REZAD POR LA UNIDAD; ATENDED A LOS EMIGRANTES

Mons. Salvador Gimenez VallsMons. Salvador Giménez      Todos los años coinciden estas dos celebraciones y os informo de ambas en un mismo FULL porque, según mi parecer, ningún cristiano de Menorca puede olvidar la importancia que la Iglesia concede a la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos (18-25 de enero) y a la Jornada Mundial de las Migraciones (18 de enero). Empiezo el artículo de este año por el tema de la unidad de los cristianos; en los anteriores se convertía en un apéndice del otro gran asunto al que le dedicaba mucho más espacio.

Cambiamos la preferencia en el orden, nunca en la importancia puesto que las dos celebraciones ponen el acento en un aspecto esencial de nuestra fe: la unidad y la caridad para con los hermanos.

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos es una iniciativa a la que se adhieren la mayoría de las Iglesias y confesiones cristianas y que se viene celebrando desde 1908. A través de estos años ha venido configurándose como una cita anual que nos damos los cristianos de todo el mundo para rezar por nuestra plena unidad visible según el deseo de Jesús, expresado en su oración a Dios Padre en la sobremesa de la última Cena: «Que ellos también sean uno en nosotros para que el mundo crea» (Jn 17, 21). La Iglesia católica participa en la preparación y la promoción de la Semana de la Unidad a través del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, que edita cada año los materiales conjuntamente con la Comisión «Fe y Constitución» del Consejo Mundial de Iglesias, órgano este último que es una de las expresiones más impor¬tantes del movimiento ecuménico, englobando actualmente a más de 300 Iglesias y comunidades cristianas, incluidas la mayoría de las ortodoxas y gran número de anglicanas, bautistas, luteranas, reformadas, unidas e independientes.

Se encargó de preparar los materiales de este año el Consejo Nacional de Iglesias Cristianas (CONIC); fueron revisados posteriormente y se envían a todas nuestras parroquias para facilitar la preparación de los actos y la difusión. El lema es una frase del evangelio de san Juan (4, 7): “Jesús le dice: dame de beber” del diálogo que el Señor entabla con la samaritana con la referencia al agua que Él le pide y a la fuente que le ofrece a su asombrada interlocutora.

Los cristianos actuales sabemos dónde está el pozo del agua para poder beber y buscar unidad en el Señor. El mensaje de los obispos también hace alusión a los cincuenta años de la aprobación conciliar de dos importantes documentos que reclaman reconocimiento y búsqueda de la verdad.

No olvidan una contundente denuncia a la persecución y muerte de tantos cristianos en distintos lugares del mundo actual.

Una Iglesia sin fronteras, Madre de todos. No se puede decir más ni mejor en tan pocas palabras para referirnos a esta jornada de los emigrantes.

Sobran disquisiciones y análisis interesados.

Hemos de trabajar todos por un mundo nuevo, superando desconfianzas y rechazos. Hemos de aplicar la palabra del Papa y esforzarnos en globalizar la caridad, saliendo del propio amor, querer e interés. Se nos pide también hoy un recuerdo para tantos cristianos que atienden con enormes dificultades a los que huyen de la miseria de sus países y arriban en pateras a nuestras costas occidentales.

+ Salvador Giménez Valls

Obispo de Menorca

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 187 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.