Una fecha para recordar

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol      En tal fiesta como la de hoy hace un año, el Bautismo del Señor, el papa Francisco desafió a quienes le escuchaban en la Plaza de San Pedro: el que sepa la fecha de su bautismo que levante la mano.

El Papa comentó: es obvio que no tenemos ningún recuerdo de este día si fuimos bautizados poco después del nacimiento, pero es importante saber el día que fuimos inmersos en esa corriente de salvación de Jesús.

Esto es el Bautismo, el sacramento que nos introduce en la familia de los hijos de Dios que es la Iglesia, y que suele administrarse en los primeros días de la vida. A veces el mismo día del nacimiento, como fue el caso de Juan María Vianney, el Cura de Ars, o de Juan XXIII. En su caso resultó una jornada ajetreada para su padre, porque cuando acudió a la iglesia de Sotto il Monte la encontró cerrada, pues el párroco había ido a un pueblo cercano. Corrió entonces al Ayuntamiento para inscribirlo en el registro y regresó con el papel a la iglesia. Las prisas hicieron que entonces se diera cuenta de que fue inscrito como Angelo Giuseppe, en vez de Giuseppe Angelo, como quería la familia. Y así quedó.

El papa Benedicto XVI, refiriéndose al Bautismo señalaba que Dios no actúa de modo mágico, sino que cuenta con nuestra libertad. Nos ofrece con el Bautismo un don para toda la vida, un sello en nuestra alma; los padres y padrinos lo piden para el niño, ya que desean lo mejor para él, pero llegará un momento en el que los bautizados deberán ejercer la libertad de aceptar a Dios y amarlo con todas sus fuerzas, y esto ya nadie podrá hacerlo por cada uno, que debe asumir personalmente la gracia que Dios le ha otorgado.

El evangelista nos dice en la misa de este domingo que cuando Jesús de Nazaret fue bautizado salió una voz de lo alto que le dijo: «Tú eres mi Hijo predilecto» (Lc, 3,22). Eso mismo nos dice a todos, ya que hemos sido incorporados a la familia de Dios, en la comunión con la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en cuyo nombre hemos recibido el agua de salvación.

Con esta fiesta termina el ciclo litúrgico de la Navidad. Deseo que mantengamos durante todo el año el espíritu navideño; que recordemos que un día fuimos bautizados y que pertenecemos a este Dios amoroso que nos abraza desde que nacemos.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.