Mensaje de Navidad

perez_gonzalezMons. Francisco Pérez     Ahora que estamos viviendo este gran misterio del Amor de Dios que se ha hecho visible y real en la Persona de Jesucristo, no debemos dejarnos llevar solamente por las luces de colores o por los árboles engalanados o por los turrones bien dulcificados con su dureza o con su blandura. Es el momento para adentrarnos en este gran acontecimiento que ha revolucionado la historia de la humanidad.

Es curioso observar, a través de la historia humana, que los santos han sido “luces gozosas” en cada momento. Y eso no ha tenido nada que ver con un método de montaje especial o de marketing publicitario. Ellos han vivido una experiencia espiritual que ha llegado a considerarse como una vivencia mística. Y la mística es un encuentro profundo con Dios, al que se contempla, y una disposición para amar concretamente lo que la realidad temporal demanda. No hay auténtica mística si en la vida cotidiana no se muestra y demuestra el amor que se ha contemplado en Dios.

Todos podemos vivir esta Navidad a tres niveles de la mística: Unidad, Fraternidad y Misión. Son los tres pilares de un encuentro gozoso con el Niño Dios al que adoramos y  contemplamos. No habría verdadera cercanía a Jesucristo si no se consideran estas tres condiciones.
Navidad es mística de la unidad y comunión con Dios que ha venido a la tierra para transmitirnos la vivencia de su Amor entre las tres Personas de la Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo).

El Hijo de Dios ha salido del seno de la Trinidad para peregrinar hasta nosotros y hacernos partícipes de su vida por medio de María. Ha nacido en Belén acompañado de María y José. Navidad es oración, contemplación, adoración y admiración por el gran amor que Dios nos tiene. Su ternura se ha hecho presente en un Niño.

Navidad es mística de la fraternidad que señala a todos los que seguimos a Cristo. Es ahí, en la caridad con el hermano, que se nos identifica como discípulos de Jesucristo. Sería una farsa, y muy grande, si marginamos al hermano aunque digamos que creemos mucho en Dios. El amor a Dios y al hermano va a la par.

Navidad es mística de la misión que anuncia lo que se ha contemplado y amado. Una misión de gran calado espiritual. El anuncio no es patrimonio personal, es patrimonio universal. Anunciar a todos que Jesucristo ha nacido, padecido, muerto y resucitado es la mejor Noticia. Hagamos de la Navidad la mejor Noticia. ¡Feliz Navidad!

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 353 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).