Feliz año del Señor 2015

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández    El Señor nos concede comenzar un nuevo año que debemos convertir, por su gracia, en un tiempo lleno de sus bendiciones, de modo especial por el ejercicio de la evangelización y de la caridad.

Elevemos nuestra acción de gracias al Señor por todos los dones que el pasado año hemos recibido, siempre con espinas y sombras pero, también, con su acción salvadora y su impulso, incluso en las cosas más sencillas y ordinarias de la vida. Somos una diócesis pequeña y con pocos recursos pero con la vitalidad de quien tiene en su seno la fuerza del Evangelio. En nuestras pobres y sencillas acciones pastorales y caritativas el Señor se muestra con toda su fuerza. Él está con nosotros.

Se nos plantea ahora un reto nuevo que es el año que hemos comenzado, lo hemos hecho de la mano de la Virgen en la celebración de su maternidad el día uno de enero y queremos que con su ayuda e intercesión se cumpla en nosotros lo que Ella ha expresado en el canto del Magníficat: Ha mirado la humildad de su sierva; como el Señor mira también la humildad de nuestra diócesis; pero, a la vez, también podemos hacer nuestras las palabras de María: El Poderoso ha hecho obras grandes por mí.

Con este espíritu mariano emprendamos nuestra peregrinación en el año que comienza, sin que el pesimismo o la amargura nos paralicen. Pensemos y reflexionemos lo que cada uno podemos aportar desde nuestra pobreza y, sin desfallecer, pongamos todo lo que tenemos para conseguir lo que nos proponemos.

Jornada de nuestra misión diocesana en Cochabamba.

La primera acción conjunta que se nos ofrece es la de la Jornada de nuestra misión de Cochabamba el próximo día 6 de enero, fiesta de la Epifanía. ¿No creéis todos que es un día para dar gracias al Señor por todo lo que hemos realizado allí durante tantos años? Puede parecer imposible que una diócesis como la nuestra haya mantenido durante años una misión en un país lejano aportando tantas iniciativas y recursos.

Todos los obispos de estos años hemos acogido y cuidado todas las iniciativas y hemos querido visitar lo que allí se estaba realizando. Tantos sacerdotes que han entregado con total generosidad una parte de su vida a labor pastoral de la parroquia de Santa Mónica en Cochabamba; de forma estable, como lo hacen ahora Jesús Moreno y Francisco Sánchez y, en distintas ocasiones, en que algunos sacerdotes se han ofrecido para atender un tiempo reducido aquella labor.

Todo hubiera sido imposible sin que tantas personas de nuestra diócesis hubieran aportado su pequeño grano de arena en diversas colectas y campañas y también con su trabajo en Cochabamba durante años o bien en momentos concretos. Cuántas veces hemos hecho posible, desde nuestra sencillez, aquello que parecía imposible o difícil. Por ello os doy las gracias.

Que este año, el próximo día de la Epifanía, prosigamos con toda generosidad aquello que hace ya tantos años comenzamos como una misión que a todos nos pertenece. Participemos, queridos hermanos, en esa misión con nuestra oración y aportación económica. Gracias.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 240 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.