La entraña de la Navidad

gil-hellinMons. Francisco Gil Hellín         Quienes celebramos la misa y quienes participan en ella, cada domingo hacemos esta sencilla y grandiosa profesión de fe en Jesucristo: “Por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo nació de Santa María, virgen”. No se puede decir más con menos palabras. Porque ellas contienen y expresan el misterio más grande que ha tenido lugar a lo largo de la historia. Nada, en efecto, es comparable al hecho de que Dios haya querido hacerse hombre sin dejar de ser Dios. Y que lo haya hecho por el más elevado de los motivos: el amor.

El próximo jueves celebraremos una vez más este inefable misterio. Porque Navidad es eso: el misterio de Dios que, por amor nuestro, ha querido hacerse uno de nosotros para salvarnos de la esclavitud del mal y hacernos hijos suyos. Navidad, ciertamente, es muchas cosas: es humildad, es sencillez, es pobreza, es fraternidad, es solidaridad, es paz, es compartir. Pero todo esto son consecuencias. Lo verdaderamente nuclear es que Dios ha querido compartir la existencia de los hombres, sabiendo de antemano la ingratitud y el rechazo con que lo recibiría una buena parte de ellos. Pero el amor es así. ¡Que se lo pregunten a las madres!.

Navidad es la fiesta del Amor. Es la fiesta del don. Dios nos regala su presencia, su salvación, su amor. Lo que decía san Pablo sobre la muerte de Jesucristo: “Me amó y se entregó a la muerte por mí”, podemos decirlo todos del Nacimiento de Jesús: “Me amó y se hizo hombre por mí”. Nadie queda excluido de ese amor. Es verdad que Dios se hizo hombre en un determinado lugar, en una situación histórica concreta, en una cultura precisa. No podía ser de otro modo, porque hacerse hombre es asumir todas las limitaciones y concreciones que lleva consigo pisar un trozo de tierra y de historia. Por eso nació en Belén en tiempos del rey Herodes, siendo Augusto el emperador de Judea.

Pero Dios trascendió Belén y todas las demás circunstancias. De hecho, a Belén no sólo fueron los pastores judíos de los alrededores sino también los “magos de Oriente”, de esa región hoy tan castigada que llamamos Iraq. Nadie, por tanto, puede decir o pensar que Dios no le quiere, que Dios no se preocupa de él.

Es verdad que los planes de Dios son, con frecuencia, desconcertantes. Baste pensar que él escogió para nacer un corral de ganado y para salvar al mundo el patíbulo infamante de una cruz. Ningún gran personaje de la historia habría escogido un pesebre como cuna y una cruz como lecho mortuorio. Él sí lo hizo. ¡Desconcertante, ciertamente! Por eso, aunque sus planes no encajen con los nuestros, no implica que tales planes no existan ni sean peores que los nuestros. Sólo indican que no son coincidentes. Por eso, aunque no podamos, a veces, entender que Dios nos ama, lo cierto es que él nos quiere. Más aún, nos quiere como Padre amoroso. Porque la última etapa de la Encarnación y del Nacimiento de Jesús tiene este nombre: hacer a los hombres hijos de Dios. Como dijeron los santos Padres y repite la teología actual, nos ha hecho “hijos en el Hijo”.

Ahora ya podemos sacar todas las conclusiones que queramos para vivir la Navidad. Si Dios nos ama, Navidad tiene que ser la fiesta de la alegría. Si nos ama a todos, todos tenemos que amarnos entre nosotros. Si nos ama como hijos, todos somos hermanos. Si todos somos hermanos, todos tenemos que ser solidarios. Si todos tenemos que ser solidarios, todos tenemos que compartir y repartir los dones materiales y espirituales que poseamos.

Cuando al ángel se presentó a los pastores, les dijo: “Os anuncio una gran noticia, que será de gran alegría para todo el pueblo”. Permitidme a los que leéis esta columna que os repita el mismo mensaje y que os desee unos días llenos de alegría, paz y fraternidad a vosotros y a todos los vuestros. ¡Feliz Navidad!

+Francisco Gil Hellín,

arzobispo de Burgos

Mons. Francisco Gil Hellín
Acerca de Mons. Francisco Gil Hellín 207 Articles
Mons. D. Francisco Gil Hellín nace en La Ñora, Murcia, el 2 de julio de 1940. Realizó sus Estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Diocesano de Murcia entre 1957-1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma entre 1966-1968. Además, estudió Teología Moral en la Pontificia Academia S. Alfonso de Roma entre los años 1969-1970. Es Doctor en Teológía por la Universidad de Navarra en 1975. CARGOS PASTORALES Ejerció de Canónigo Penitenciario en Albacete entre 1972-1975 y en Valencia de 1975-1988. Subsecretario del Pontificio Consejo para la Familia de la Santa Sede de 1985 a 1996. Fue Vicedirector del Instituto de Totana, Murcia entre 1964-1966 y profesor de Teología en la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia (1975-1985). También en el Istituto Juan PAblo II para EStudios sobre el Matrimonio y Familia (Roma, 1985-1997) y en el Pontificio Ateneo de la Santa Cruz en Roma (1986-1997). Juan Pablo II le nombraría despues Secretario del Dicasterio de 1996 a 2002. Fue nombrado Arzobispo de la Archidiócesis de Burgos el 28 de marzo de 2002, dejando su cargo en la Santa Sede, y llamado a ser miembro del Comité de Presidencia del Pontificio Consejo para la Familia desde entonces. El papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Burgos el 30 de octubre de 2015, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 28 de noviembre de 2015. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar y de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida desde el año 2002. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Burgos desde 2011 hasta 2015. Además fue miembro de la Comisión Episcopal del Clero de 2002 a 2005.