«¿Cómo ha querido estar con tan pobre gente?»

Mons. Antonio AlgoraPertenece este título a una poesía de santa Teresa de Jesús, que nos vendrá bien considerar en este Año Jubilar y en esta circunstancia social que atravesamos. Dice así el verso: «Mi fe, yo lo vi nacido / de una muy linda zagala, / Pues si es Dios / ¿Cómo ha querido estar con tan pobre gente? / ¿No ves que es Omnipotente?»

Ciertamente es una cuestión de fe, pues, por la Historia como ciencia, se puede datar el nacimiento de Jesús de Nazaret hace dos mil catorce años más o menos, mas nosotros, por el conocimiento que nos da la fe, celebramos el nacimiento de Jesucristo «nacido de una linda zagala» hombre por tanto y «Dios Omnipotente» y aseguramos que nace en esta Navidad cuando la Iglesia hace presente al Señor Resucitado en su Liturgia, así se muestra el Dios Omnipotente, Todopoderoso, que, rompiendo las ataduras del tiempo y del espacio, «nace hoy», o mejor, nosotros, desde este momento de la historia humana, entramos en el misterio grande de su presencia y así le traemos a este mundo, en este tiempo, en esta coyuntura histórica concreta.

Y, si asombra, sorprende y nos sobrepasa el acercamiento a este misterio, más nos sobrecoge la responsabilidad de ser nosotros los que lo hemos de hacer presente en la sociedad que somos, con toda la carga de problemas que tiene hoy el planeta Tierra y más en concreto nuestra España. No es la Navidad para dejarnos hundir por los problemas aunque sintamos fuertemente su peso, pues, como dice santa Teresa, «¿No ves que es Dios Omnipotente?». Si muestra de su poder fue nacer de María, la Virgen, hoy es muestra de su poder que varones y mujeres católicos, cristianos y, a lo mejor, no creyentes en Jesucristo, pero que realizan su vida con buena voluntad, nos hagamos cargo de lo que está pasando y aportemos con nuestro compromiso el anuncio de los ángeles en la Noche Santa: «Paz a los hombres que ama el Señor».

Sí, estamos llamados a amar, incluso a los que no nos quieren bien, con el amor de Dios. Nace Dios, así lo quiere hacer Él, así lo ha dispuesto, porque, recobrada la dignidad por la salvación que Jesucristo nos trae, aunque estemos acosados por el pecado, estamos en condiciones de trabajar, apostar, esforzarnos en construir el bien común con todos los que lleguemos a entendernos para el logro de este fin, donde los empobrecidos, injusticiados, excluidos tengan sitio en la mesa común y todos podamos convivir en la paz que nace de esa Humanidad renovada por Jesucristo.

Construir el bien común y ofrecernos a colaborar para que los valores de la justicia, la paz, la verdad, la vida, la santidad, la gracia, el amor fundamenten a toda persona que viene a este mundo es lo que trae el Nacimiento de Jesucristo que ocurrió en el tiempo hace 2014 años y sucede en el hoy del Dios omnipotente, pues al igual que la fragilidad de la Virgen María, de la «linda zagala», los miembros de este Pueblo de Dios que es la Iglesia bastante más frágiles y, tocados por el arrepentimiento de nuestros pecados ya perdonados, ofrecemos a todos al Hijo de Dios que sigue entrando en la espesura de la historia humana. Habrá pequeñas o, a nuestro parecer, no tan pequeñas resistencias, pero la batalla está ganada. «Nace Dios» en la fe, tan débil como todopoderosa, de millones de seres humanos que podemos estar sintiendo el frío invierno de la Noche Santa, pero no por ello dejamos de estar presentes en los entresijos de la sociedad para anunciar con nuestra vida la Buena Noticia de la Salvación. ¡Feliz Navidad! ¡Hagamos fiesta grande, sí! Nace Dios.

Vuestro obispo,

† Antonio Algora

Obispo de Ciudad Real

Mons. Antonio Algora
Acerca de Mons. Antonio Algora 193 Articles
D. Antonio Ángel Algora Hernando nació en La Vilueña (Zaragoza), el 2 de octubre de 1.940. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Madrid. El 23 de diciembre de 1.967 fue ordenado de sacerdote y quedó incardinado en la que entonces era Archidiócesis de Madrid-Alcalá y hoy son tres diócesis: Madrid, Alcalá y Getafe. Desde 1968 a 1.973 fue Consiliario de las Hermandades del Trabajo en Alcalá.de Henares. Trasladado a Madrid como Consiliario de los jóvenes de Hermandades, sustituyó al fundador, D. Abundio García Román, en 1.978, como Consiliario del Centro de Madrid. El 9 de octubre de 1.984 fue nombrado Vicario Episcopal de la Vicaría VIII de la Archidiócesis de Madrid. El 20 de Julio de 1.985 fue nombrado Obispo de Teruel y Albarracín. Recibió la consagración episcopal el 29 de septiembre de ese mismo año. Su especialidad académica es la Sociología. En la Conferencia Episcopal Española es miembro del Consejo de Economía y como tal, responsable del Secretariado para el Sostenimiento Económico de la Iglesia. Además, es vocal de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, y responsable del Departamento de Pastoral Obrera.