Personas que intervienen en el bautismo

perez_gonzalezMons. Francisco Pérez      Lo primero que salta a la vista son las personas que intervienen en la celebración del bautismo: el ministro del sacramento, los padres, padrinos, neófitos, parientes y la comunidad cristiana. Cada uno tiene su función específica para la que deben estar preparados espiritualmente. Sólo con fe puede cada uno vivir y cumplir su cometido con responsabilidad y en todo su calado espiritual.

La Iglesia quiere celebrar todos los sacramentos de la mejor forma posible, de modo que sean bien preparados, celebrados y consigan los fines que se proponen. Por eso tiene esmero en todo lo que se refiere al bautismo, dada la importancia fundamental y trascendental que tiene. No sólo cuida de que la celebración sea válida y lícita, sino que sean vividos como acontecimientos de salvación, y con una “participación consciente, activa y fructuosa”. (cf SC 11)

Nuestro directorio diocesano de los sacramentos de la iniciación cristiana dice: “Las celebraciones estarán bien preparadas, dentro del respeto a las normas aprovechando las posibilidades que ofrecen los Rituales, favoreciendo la participación cuidada y ordenada de los fieles, con espíritu religioso y gozoso. Así expresarán su condición de signos de salvación” (cf pág. 29).

La situación de quienes piden el bautismo para sus hijos es hoy muy diversa. Hay quienes lo hacen con una buena formación cristiana, con una participación viva en la comunidad y con una garantía de que sus sucesores serán creyentes y practicantes cristianos. Otros están en diversos niveles de vida cristiana de fe más o menos débil o alejada. La celebración del bautismo es una buena ocasión para realizar con todos, una muy necesaria nueva evangelización.

Los padres de los que se van a bautizar son citados por el ritual en primer lugar. En definitiva ellos, primordialmente, tienen la responsabilidad de educar en la fe a sus hijos. Ya desde los cursos prematrimoniales tienen una preparación remota. Especialmente a ellos, pero también a los padrinos, se les ofrecen tres catequesis prebautismales, que han arraigado en la práctica pastoral de las parroquias y que se realizan ya en todas partes. Es necesario que participen fielmente porque es un mínimo de preparación. Es conveniente que estas catequesis se completen en la catequesis de adultos, que sean más numerosas y más profundas, misioneras y de maduración en la fe, de modo que todos tengan conciencia plena de lo que realizan y a lo que se comprometen.

Responden las catequesis a la necesidad de explicar qué es la fe, cómo educar a los hijos en la familia cristiana iniciándolos en la práctica religiosa y cómo celebrar los ritos bautismales. Se trata de recuperar el fervor de la fe en todos, sea cual sea su nivel. Si piden el bautismo para los hijos es porque les ha movido la fe que tienen y quieren transmitirla, sabiendo que es algo bueno para los suyos. Hay que recuperar la función auténtica de los padrinos, eligiéndolos con responsabilidad de forma que sean maduros en la fe y puedan ayudar a los padres en su transmisión y perseverancia con su palabra y ejemplo. Y ciertamente nadie puede ser si no está bautizado y confirmado sacramentalmente.
El diálogo personal de los catequistas del “curso prebautismal” y del párroco, que normalmente es el ministro del sacramento, son fundamentales para crear una relación más estrecha, para instruir en los contenidos de la celebración y animar a la práctica religiosa. Todas las personas que participan en el bautismo forman la comunidad cristiana, que es protagonista, testigo, cobijo, ayuda y ejemplo de quienes la componen.

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 321 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).