¿Encontrará sitio?

martorell7Mons. Julián Ruiz Martorell            Queridos hermanos en el Señor:

Os deseo gracia y paz.

El Señor se acerca, desea plantar su tienda entre nosotros, quiere habitar entre nosotros. Se aproxima como peregrino y solicita hospedaje. ¿Encontrará sitio?  Estamos muy ocupados y aturdidos. Son muchos los quehaceres que nos ocupan, nos preocupan y nos distraen. Tenemos muchas cosas que preparar. Hemos de seleccionar regalos apropiados para personas muy queridas. Revisamos la lista de las personas que nos felicitaron en Navidad el año pasado y siempre queda alguien cuya felicitación llegó con retraso y no recibió respuesta.  Tenemos que preparar las celebraciones, la música, la letra de nuestros mensajes, el tono de nuestra presencia. Y, en medio de tantas actividades, perdemos el horizonte y apenas disponemos de unos minutos para hacerle un lugar en nuestra vida al Señor que viene.

Experimentamos el cansancio tenso e insatisfecho de las actividades mal vividas, carentes de las motivaciones apropiadas, sin espíritu.  Hay muchos signos externos de fiesta y de consumo. Signos superficiales que desvían nuestra atención del misterio que nos disponemos a celebrar.

Vivimos inmersos en un relativismo práctico que consiste en “actuar como si Dios no existiera, decidir como si los pobres no existieran, soñar como si los demás no existieran, trabajar como si quienes no recibieron el anuncio no existieran” (EG 80).  ¡Qué enorme ingratitud la de aquel pueblo que no acogió en sus hogares al Esperado de los tiempos! Vino a los suyos y los suyos no le recibieron. ¡Qué gran desprecio! ¡Qué falta de atención y de acogida!  Pero no son menores nuestra ingratitud, nuestro desprecio, nuestra desidia que nos impide crecer en atención y acogida.

Da la sensación de que nos hay espacio para Dios, de que no disponemos de tiempo para abrirle las puertas de nuestra vida. Casi parece como un visitante inesperado e inoportuno.

“Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien” (EG 2).  Entre recuerdos nostálgicos y ensoñaciones fantasiosas no descubrimos la trascendencia de este “hoy” que se abre al Absoluto; mejor, de este hoy en el que el Absoluto quiere abrirse paso y solicita una amable respuesta y una cálida acogida.

El nacimiento del Señor nos invita a disfrutar del amor personal de Dios que se hace hombre, se entrega por nosotros y está vivo ofreciendo su salvación y su amistad.

Hemos de vivir con pasión el presente, para experimentar un amor apasionante y responder con apasionado amor. No podemos desaprovechar el momento oportuno, la ocasión favorable, el tiempo de gracia.

El Señor viene. ¿Encontrará sitio?  ¡Que sí, que esta vez nos lo vamos a tomar en serio! En serio, pero con una alegría desbordante.  ¡Que sí, que esta vez sí que encontrará sitio!      ¡

¡Feliz Navidad!

+Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Jaca y de Huesca

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 369 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.