Adviento es alegría

Mons_Francesc_Pardo_ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas      Este domingo se denomina tradicionalmente “domingo gaudete”, porque la Navidad está ya cerca. 

El canto de entrada oficial de la liturgia recoge una expresión del apóstol Pablo a los cristianos de Filipos: “Alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos. Que vuestra mesura la conozca todo el mundo. El Señor está cerca” (Fl 4, 4-5). 

Es bueno también recordar la exhortación apostólica del papa Francisco “La alegría del Evangelio”, pero también la encíclica del beato Pablo VI Gaudete in Domino, que el Papa actual rememora en su exhortación. 

Entre las prioridades pastorales a trabajar durante el presente curso 2014 – 2015 se remarca que la primera prioridad ha de ser “LA ALEGRÍA DE CREER O CREER CON ALEGRÍA”. 

¿Por qué razón? El papa Francisco lo deja muy claro: El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada. Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien. Los creyentes también corren ese riesgo, cierto y permanente. Muchos caen en él y se convierten en seres resentidos, quejosos, sin vida. Ésa no es la opción de una vida digna y plena, ése no es el deseo de Dios para nosotros, ésa no es la vida en el Espíritu que brota del corazón de Cristo resucitado. 

Hay cristianos cuya opción parece ser la de una Cuaresma sin Pascua. Pero reconozco que la alegría no se vive del mismo modo en todas las etapas y circunstancias de la vida, a veces muy duras. Se adapta y se transforma, y siempre permanece al menos como un brote de luz que nace de la certeza personal de ser infinitamente amado, más allá de todo. Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias: «Me encuentro lejos de la paz, he olvidado la dicha […] Pero algo traigo a la memoria, algo que me hace esperar. Que el amor del Señor no se ha acabado, no se ha agotado su ternura. Mañana tras mañana se renuevan. ¡Grande es su fidelidad! […] Bueno es esperar en silencio la salvación del Señor» (Lm 3,17.21-23.26)”. (EG n.1, 2.6). 

Con frecuencia se desconoce la propuesta salvadora de Jesucristo y se entiende como una propuesta no salvadora, que no realiza la persona, que no ofrece felicidad y vida, que no nos acrecienta en la libertad. Esnecesario redescubrir qué se nos ofrece, qué creemos, qué celebramos, qué ofrecemos y qué se nos pide… Pero, si no lo vivimos gozosos i alegres, ¿quién se lo creerá?. 

¡Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría!

¡Si queremos y nos preparamos, puede ser uno de los regalos de Navidad!

 + Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 411 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.