Bajo tu amparo…

Mons. Alfonso MiliánMons. Alfonso Milián        El papa Francisco, antes de emprender un viaje va a la basílica de Santa María la Mayor para encomendarse a la Virgen. Así lo hizo al partir hacia el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa, en Estrasburgo, aceptando la invitación que se le había hecho.
También nosotros encomendamos a la Virgen nuestro camino durante el Adviento. Es un camino que nos lleva de nuevo a Belén para revivir y agradecer el nacimiento de Jesús en nuestra carne. Mañana celebraremos la fiesta de la Inmaculada Concepción de María. Ella nos llevará de la mano hacia la conversión que impulsa el camino del Adviento.

Los discursos del papa Francisco a los parlamentarios europeos en Estrasburgo pueden servirnos para allanar los caminos y prepararnos al encuentro del Señor. Es lo que hizo Juan el Bautista, como nos narra hoy el Evangelio: «Predicaba que se convirtieran y se bautizaran para que se les perdonasen los pecados» El Papa también pide que nos convirtamos, que cambiemos de vida, que recuperemos las raíces cristianas
de Europa. Y lo hace con su estilo de vida transparente, sencillo, comprometido con los últimos, con los que padecen persecución por la justicia o por ser fieles a su religión.

El Papa ha recordado que el proyecto de los “fundadores” de lo que hoy es la Unión Europea era fomentar el espíritu de servicio, más que las reivindicaciones, y trabajar por la paz, la libertad y la dignidad humana. «El camino privilegiado para la paz ─para evitar que se repita lo ocurrido en las dos guerras mundiales del siglo pasado─ es reconocer en el otro no un enemigo al que hay que combatir, sino un hermano a quien acoger», ha dicho. Recordemos que por creer en Dios como Padre, los cristianos reconocemos a todos como hermanos y nos sentimos llamados a construir un mundo más fraterno.

Acentuó el Papa «el riesgo que corre el ser humano de ser reducido a un mero engranaje de un mecanismo que lo trata como un simple bien de consumo para ser utilizado, de modo que cuando la vida ya no sirve a dicho mecanismo se la descarta sin tantos reparos, como es el caso de los enfermos terminales, de los ancianos abandonados sin atenciones, o de los niños a quienes se les priva de la vida antes de nacer».

Recordó la tarea de «construir juntos la Europa que no gire en torno a la economía, sino a la persona humana que es sagrada con los valores inalienables que tiene». Para favorecer la centralidad de la persona humana hay que invertir en todos los ámbitos en los que sus talentos se forman y dan fruto: «el primer ámbito es seguramente la educación, a partir de la familia, célula fundamental y elemento precioso de toda
sociedad».

Hizo referencia a las «numerosas injusticias y persecuciones que sufren cotidianamente las minorías religiosas, particularmente las cristianas, en diversas partes del mundo». Y resaltó que «no se puede tolerar que el mar Mediterráneo se convierta en un gran cementerio» y que «la enfermedad que veo más extendida en Europa es la soledad».

Virgen Inmaculada, ¡ayúdanos!

Con mi afecto y bendición.
+ Alfonso Milián Sorribas
Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Articles
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.