María Inmaculada, signo de esperanza

Mons. Saiz MenesesMons. Àngel Saiz Meneses      El tiempo de Adviento es tiempo de esperanza. Mañana celebra la Iglesia la fiesta de la Inmaculada Concepción. Santa María es signo de esperanza para la Iglesia y para el mundo. Permitidme que lo glose en estas líneas por medio de un gran testigo que vivió en el continente asiático, el cardenal Francisco Javier Nguyen Van Thuan, arzobispo de Saigón y en sus últimos años también cardenal de la Curia romana.

El 15 de agosto de 1975, siendo Arzobispo de Saigón, bajo el régimen comunista de Vietnam, fue hecho prisionero a causa de su fe y permaneció trece años en la cárcel, de los cuales nueve fueron de aislamiento total. Murió el 16 de septiembre del año 2002. Durante mucho tiempo celebró clandestinamente la eucaristía, con unas pocas gotas de vino y el pan sostenidos en su mano, celebración efectuada en la cárcel, de la que nos dejó un testimonio emocionante que recuerda las actas martiriales de los primeros siglos.

En el año 2000, el papa san Juan Pablo II le pidió que predicara los ejercicios espirituales a los miembros de la Curia romana, y las meditaciones están recogidas en un libro titulado Testigos de esperanza. En el transcurso de aquellos días de reflexión, les contó un sueño, del cual transcribo algunos fragmentos relativos a la Virgen Maria y a la Iglesia:

“Sueño con una Iglesia que es Puerta Santa, abierta, que acoge a todos, llena de compasión y de comprensión por las penas y los sufrimientos de la  humanidad, dedicada a consolarla”.

“Sueño con una Iglesia que es Palabra, que muestra el libro del Evangelio a los cuatro puntos cardinales de la tierra, en un gesto de anuncio, de sumisión a la Palabra de Dios, como promesa de la Alianza eterna”.

“Sueño con una Iglesia que es pan, Eucaristía, que se deja comer por todos para que el mundo tenga vida en abundancia”.

Seguía el sueño del prelado vietnamita con referencia a una Iglesia apasionada por la unidad y a una Iglesia “que está en camino, pueblo de Dios que, tras el Papa, que lleva la cruz, entra en el templo de Dios y, orando y cantando, va al encuentro de Cristo Resucitado, esperanza única, al encuentro de María y de los santos”.

Y añadía: “Sueño con una Iglesia que lleva en su corazón el fuego del Espíritu Santo, y donde está el Espíritu hay libertad, diálogo sincero con el mundo y especialmente con los jóvenes y con los marginados; hay discernimiento de los signos de nuestro tiempo…”

Terminaba la narración con una delicada invocación a la Madre de Dios, diciendo: “María Santísima, vida, dulzura y esperanza nuestra, ¡ruega por nosotros!”

Creo que este ha de ser también nuestro sueño y que hemos de  trabajar para convertirlo en realidad. Que Santa María, Estrella luminosa, Estrella de la Esperanza, mantenga el ritmo de nuestra espera y sea luz en nuestro camino, guía en nuestras oscuridades y desalientos, estrella que oriente nuestro peregrinar de fe, esperanza y amor, hasta que lleguemos al gozo eterno.

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 333 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.