El «Año de la Vida Consagrada»

gil-hellinMons. Francisco Gil Hellín            El pasado domingo, primero de Adviento, comenzó el “Año de la Vida Consagrada”, que se prolongará hasta el dos de febrero de 2016, fiesta de la Presentación del Señor. Con este motivo, el papa Francisco ha escrito una preciosa Carta Apostólica, cuyos primeros destinatarios son los religiosos y religiosas de la Iglesia Católica, pero  también los religiosos de otras confesiones cristianas y no cristianas, y el pueblo fiel.

La Carta tiene tres partes: objetivos, expectativas y horizontes de la vida consagrada. Respecto a los objetivos, el Papa señala estos tres: mirar al pasado con gratitud, vivir el presente con pasión y abrazar el futuro con esperanza. Sobre las expectativas, el Papa indica que él espera de los religiosos y religiosas estas tres cosas: que vivan con  alegría, que “despierten al mundo” con una vida profética y que sean expertos en comunión. En cuanto a los horizontes, el papa Francisco desea que toda la Iglesia reconozca la riqueza que para ella supone la vida consagrada, que haya una gran apertura del pueblo cristiano hacia el carisma religioso en su inmensa variedad y que los obispos promuevan los diversos carismas religiosos, antiguos y modernos.

En el capítulo de los objetivos hay que destacar este: “que cada familia religiosa recuerde este Año sus inicios y el desarrollo histórico, para dar gracias a Dios” y que cada uno de sus miembros se pregunte si “Jesús es realmente el primero y el único amor, como nos propusimos cuando profesamos nuestros votos” y por “la fidelidad a la misión que se nos ha confiado”.

Tiene también mucha importancia la llamada que el Papa hace a los religiosos y religiosas a vivir con esperanza el futuro. El Papa es conocedor y consciente –no en vano él mismo es jesuita- de que el estado religioso pasa por algunas “dificultades” graves, tales como “la disminución de las vocaciones y el envejecimiento, sobre todo en el mundo occidental”, las “insidias del relativismo” y “la marginación e irrelevancia social” de la vida consagrada en la actualidad. Es ahora cuando es indispensable afianzar la esperanza teologal, es decir, la esperanza que “no se basa en los números o en las obras”, sino en Dios. “Esta es la esperanza que no defrauda y la que permitirá a la vida religiosa seguir escribiendo una gran historia en el futuro”.

A mí me ha gustado especialmente que a la hora de proponer la promoción de las vocaciones a la vida religiosa, el Papa diga estas hermosas y realísimas palabras: “La vida consagrada no crece cuando organizamos bellas campañas vocaciones, sino cuando los  jóvenes que nos conocen se sienten atraídos por nosotros, cuando nos ven hombres y mujeres felices”. No es que el Papa niegue la validez y conveniencia de promover las vocaciones. Lo que quiere decir es que “esto solo” es poco menos que inútil si no está respaldado por la alegría de la propia vocación. Porque es “la vida la que debe hablar, una vida en la que se transparenta la alegría y la belleza del Evangelio y de seguir a Cristo”. Destacaría también esta expectativa: “espero de vosotros lo que pido a todos los miembros de la Iglesia: salir de sí mismos para ir a las periferias existenciales…Hay toda una humanidad que espera: personas que han perdido toda esperanza, familias en dificultad, niños abandonados, jóvenes sin futuro alguno, enfermos y ancianos abandonados, ricos hartos de bienes y con el corazón vacío, hombres y mujeres en búsqueda del sentido de la vida, sedientos de lo divino…”.

Me gustaría que todos conociéramos con detalle esta Carta del Papa, especialmente los mismos religiosos y religiosas. Y que el pueblo cristiano encontrara en el Año de la Vida Consagrada una oportunidad para meditar estas palabras suyas: “¿Qué sería la Iglesia sin san Benito y san Basilio, san Agustín y san Bernardo, san Francisco y santo Domingo, sin san Ignacio de Loyola o Santa Teresa de Ávila, santa Ángela Merici y san Vicente de Paúl?”.

+Francisco Gil Hellín,

arzobispo de Burgos

 

Mons. Francisco Gil Hellín
Acerca de Mons. Francisco Gil Hellín 207 Articles
Mons. D. Francisco Gil Hellín nace en La Ñora, Murcia, el 2 de julio de 1940. Realizó sus Estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Diocesano de Murcia entre 1957-1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma entre 1966-1968. Además, estudió Teología Moral en la Pontificia Academia S. Alfonso de Roma entre los años 1969-1970. Es Doctor en Teológía por la Universidad de Navarra en 1975. CARGOS PASTORALES Ejerció de Canónigo Penitenciario en Albacete entre 1972-1975 y en Valencia de 1975-1988. Subsecretario del Pontificio Consejo para la Familia de la Santa Sede de 1985 a 1996. Fue Vicedirector del Instituto de Totana, Murcia entre 1964-1966 y profesor de Teología en la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia (1975-1985). También en el Istituto Juan PAblo II para EStudios sobre el Matrimonio y Familia (Roma, 1985-1997) y en el Pontificio Ateneo de la Santa Cruz en Roma (1986-1997). Juan Pablo II le nombraría despues Secretario del Dicasterio de 1996 a 2002. Fue nombrado Arzobispo de la Archidiócesis de Burgos el 28 de marzo de 2002, dejando su cargo en la Santa Sede, y llamado a ser miembro del Comité de Presidencia del Pontificio Consejo para la Familia desde entonces. El papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Burgos el 30 de octubre de 2015, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 28 de noviembre de 2015. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar y de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida desde el año 2002. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Burgos desde 2011 hasta 2015. Además fue miembro de la Comisión Episcopal del Clero de 2002 a 2005.