Año de la Vida Consagrada

Segovia Obispo Ángel RubioMons. Ángel Rubio     En la tarde del 29 de noviembre víspera de Adviento del presente año 2014 comienza el Año de la Vida Consagrada que terminará el 2 de febrero de 2016 festividad de la Presentación del Niño Jesús en el Templo y de la Purificación de su Santísima Madre, fiesta de la Vida Consagrada instituida por el papa S. Juan Pablo II en el año 1997.

Llamamos vida consagrada a una forma estable de vivir por la profesión de los consejos evangélicos en la cual los fieles —hombres y mujeres—, imitando a Cristo, lo dejan todo para estar con Él y ponerse como Él al servicio de Dios y de los hermanos. A lo largo de los siglos nunca han faltado hombres y mujeres que dóciles a la llamada del Padre y en la unión del Espíritu han elegido este camino de especial seguimiento de Cristo para dedicarse a Él con corazón “indiviso”.

En el fondo son siempre hombres y mujeres, clérigos y laicos que siguen las huellas de Cristo viviendo de modo específico las exigencias derivadas de la participación bautismal en el misterio pascual de su muerte y resurrección.

Las personas consagradas están llamadas a ser fermento de comunión misionera en la Iglesia universal por el hecho mismo de que los múltiples carismas de los respectivos institutos son otorgados por el Espíritu para bien de todo el Cuerpo Místico, esto es la Iglesia, a cuya edificación deben servir.

Las personas consagradas, fieles a la inspiración fundacional, están siempre disponibles a las perspectivas espirituales y pastorales en armonía con las exigencias de nuestro tiempo. Se ofrecen generosamente a colaborar en la Iglesia diocesana según sus propias fuerzas y carismas, actuando en plena comunión con el obispo, en el ámbito de la evangelización, de la catequesis y de la vida de las personas, es decir, en la acción caritativa.

En la vida consagrada también tenemos en cuenta —faltaba más— los institutos dedicados totalmente a la contemplación, aquellos que en la soledad y el silencio de la clausura, mediante la escucha de la Palabra a Dios, el ejercicio del culto divino, la ascesis personal, la oración, la mortificación y la comunión en el amor fraterno, orientan toda su vida y actividad a la contemplación de Dios.

Y la Iglesia, que es el rostro visible de Cristo en el tiempo, acoge y nutre en su propio seno órdenes e institutos de estilo tan diverso, para que todos juntos contribuyan a revelar la rica naturaleza y el dinamismo polivalente del Verbo de Dios encarnado y de la misma comunidad de los creyentes en Él.

Pero hay otro motivo sobre todo que justifica y exige el estado de los religiosos. En un tiempo y en un mundo en que está al alcance de la mano el riesgo de construir al hombre en una sola dimensión, que inevitablemente acaba por ser historicista e inmanentista, los religiosos están llamados a tener vivo el valor y el sentido de la oración adorante, no desconectada, sino unida al compromiso vivo de un generoso servicio prestado a los hombres, que precisamente de ella trae posibilidades e impulso. (Discurso a la Unión de Superiores Generales, 26-XI-79).

El año de la vida consagrada ha de producir abundantes frutos para la santidad y la misión de la Iglesia. Ha de ayudar en la comunidad a crecer en la estima por las vocaciones de especial consagración a intensificar la oración para obtenerlas del Señor, haciendo madurar en los jóvenes y en las familias una disponibilidad a recibir el don de la vocación.

+ Ángel Rubio Castro, obispo

Administrador apostólica de la diócesis de Segovia

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Articles
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca. CARGOS PASTORALES Tanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004. El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año. El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor. Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.