Francisco de Asís, hombre de diálogo

Mons. Lluís Martínez SistachMons. Lluís Martínez Sistach       Francisco de Asís era decididamente un hombre sin fronteras, de diálogo y de encuentro con los diferentes, que ha marcado la historia de la humanidad. Durante los diez años más intensos de predicación y de expansión de la fraternidad creada por él -entre 1210 y 1220-, con este espíritu de encuentro y de diálogo, emprendió tres veces el viaje hacia tierra de sarracenos, aunque sólo lo consiguió al tercer intento.

En el segundo intento, entre los años 1213 y 1214, la tradición dice que pasó por Cataluña. El santo emprendió el camino a pie hacia Marruecos, donde quería predicar a Cristo y tenía la esperanza de morir, en todo caso, como mártir del Señor. Multitud de leyendas y capillas se refieren a su paso por nuestras tierras. Se dice que pasó por varios lugares y por la misma ciudad de Barcelona. Según esta tradición, al caer enfermo se hospedó en el Hospital de San Nicolás de Barcelona.

Finalmente, en 1219, Francisco consiguió su objetivo: llegar hasta Siria y de allí a Egipto, donde encontró los campamentos de los cruzados, que asediaban Damieta. Francisco se presentó allí, pero con la única pretensión de poder hablar de tú a tú con el sultán Malik al-Kamil. El sultán era un hombre culto que lo escuchó con atención y simpatía e incluso le concedió la posibilidad de quedarse algún tiempo entre ellos. El sultán quedó impresionado por Francisco, pero también Francisco -nos dicen los historiadores- quedó impresionado por el mundo musulmán y en sus escritos se notan influencias islámicas.

Ciertamente, este hecho altamente simbólico no tuvo repercusiones políticas y militares inmediatas, pero es un signo claramente evangélico en medio de las cruzadas y también en nuestro tiempo, tan diferente del de Francisco, pero en el que hay enfrentamientos entre el islamismo radical y los países de cultura cristiana. El ejemplo de Francisco puede ser inspirador de un verdadero diálogo y de una convivencia interreligiosa inspirada en el Evangelio y en el respeto a los derechos humanos.

El franciscanismo está muy vivo en Cataluña y está especialmente presente, por ejemplo, en la obra de Gaudí y en los escritos de Joaquim Ruyra. Con motivo de los 800 años del paso del Poverello por Cataluña, la familia franciscana ha organizado este año varios actos, sobre todo el pasado 4 de octubre, fiesta del santo.

Se cree que, en esa peregrinación, san Francisco llegó incluso a Santiago de Compostela para venerar al apóstol. Por eso este año, con motivo de este octavo centenario, se ha constatado un aumento de las peregrinaciones a la tumba del apóstol. Benedicto XVI, el 6 de noviembre de 2010, en su homilía en la plaza compostelana del Obradoiro, dijo: «Quien peregrina a Santiago, en el fondo lo hace para encontrarse sobre todo con Dios, que, reflejado en la majestad de Cristo, lo acoge y bendice al llegar al Pórtico de la Gloria». El santo de Asís buscó dar una respuesta a los problemas de su tiempo desde la fe y la experiencia de Dios. Y eso es lo que hace de él un ejemplo también para nuestro tiempo.

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.