Jesucristo, Rey Universo

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández      Queridos hermanos y amigos: Llegamos hoy a la culminación del Año Litúrgico con la celebración de la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Su figura es presentada en el Evangelio de hoy como pastor que separa a sus ovejas de las cabras y a las que juzga (Mateo, 25, 31-46).

Pastor que aparece también en la primera lectura (Ezequiel, 34, 11, 15-17), un pastor que busca a sus ovejas cuando se han perdido, las apacienta y las cuida cuando están heridas o enfermas. Un pastor que con toda dedicación y amor no desatiende a ninguna y da cada una aquello que necesita.

Ezequiel emplea esta figura para animar al pueblo que pasa por un momento de gran sufrimiento: Jerusalén ha sido destruida, el pueblo vive en medio de los paganos y todo parece perdido y sin salida. A pesar de laoscuridad y los nubarrones, Ezequiel presenta a un pastor que no desfallece en atender las necesidades de los que sufren y buscarlos con amor.

Este pastor es el anuncio de Cristo que es nuestro rey, un pastor-rey que cuida de nosotros con amor, que nunca se cansa de llamarnos, de buscarnos, de cuidarnos y que quiere congregarnos a todos en su amor. En las situaciones más difíciles de la vida, ahí está Él, aunque camine por cañadas oscuras, nada temo,escuchamos en el Salmo 22 que hoy hemos empleado.

Este amor tiene que conducir nuestra vida en el amor, si Dios nos ama incondicionalmente, ¿cómo cerrar nuestra vida al amor al prójimo?, ¿cómo no sentirnos movidos al amor a nuestro hermano que sufre? Dar de comer al hambriento, agua al sediento, hospedar al forastero, vestir al desnudo, visitar al enfermo o encarcelado.

Dios que no necesita nada de nosotros, es el todopoderoso, ha querido, sin embargo hacerse hambriento, sediento, sin techo, desnudo, enfermo y encarcelado en cada persona que sufre y nos dice: Cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis; y, cada vez que no lo hicisteis, tampoco lo hicisteis conmigo.

Jesús emplea un verbo antes de usar estas frases, es el verbo ver. Por eso la fe y el amor consisten en ver y, ver es descubrir atentamente al que necesita nuestra ayuda. A nuestro lado hay hermanos que pasan materialmente por las necesidades que nos describe el Evangelio, la injustica y el egoísmo provocan tantas necesidades.

Pero nuestro ver es más profundo, buscamos la justicia y la solución a los graves problemas materiales de nuestra época pero, a la vez, vemos una sociedad que desorientada necesita una luz que les guíe y conduzca. También hay hambrientos y sedientos de Dios, aunque ellos no lo sepan; faltos de amor, familias desestructuradas, enfermos en su corazón por la tristeza o la desesperación, jóvenes encarcelados en una existencia sin sentido y volcada en el triunfo, el alcohol, la droga o el sexo.

A todos ellos, pedimos al Señor, que los podamos ver y amar; y que este amor sea lo que guíe nuestra vida.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 265 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.