Necesidades de la Iglesia

Segovia Obispo Ángel RubioMons. Ángel Rubio      Hoy se celebra en España el día de la Iglesia Diocesana. La Iglesia con todos al servicio de todos. En cada una de las diócesis está presente y actúa la Iglesia de Cristo con su acción evangelizadora y misionera. Obispos, sacerdotes y seglares participan en los servicios sacramentales y atención pastoral catequesis y actividades formativas, son las aéreas principales en las que se desarrollan esta labor, sin olvidarnos de la acción caritativa, social y cultural que todos los miembros de la Iglesia estamos llamados a vivir en relación con el prójimo.

Urge cultivar una espiritualidad de comunión; ese es el gran desafío que tenemos entre nosotros si queremos ser fieles al designio de Dios y queremos responder también a las profundas esperanzas del mundo. La plenitud y el vigor de la fe demandan comunión. Antes que nada la fe es participación viva en la fe de la Iglesia. El desencanto y la desesperanza son rasgos preocupantes del mundo actual. Pero sin esperanza auténtica los hombres no podemos vivir una vida verdaderamente humana.

El día de la Iglesia diocesana está dirigido fundamentalmente a la comunidad cristiana ¿Cuáles son los principios que nos mueven como Iglesia a ayudar a los demás? Juntos somos la comunidad de los hijos de Dios; en la parroquia y en el territorio más amplio de cada una de las diócesis españolas que tienen al frente un obispo. Nuestro compromiso como católicos consiste en que, desde los principios del evangelio, participamos en la vida de la Iglesia, pero no sólo. Además, los cristianos damos testimonio en la parroquia, en el barrio, en el trabajo, en la comunidad de vecinos, en definitiva, en la vida cotidiana.

En su mayor parte los medios económicos y materiales llegan a las instituciones eclesiales por la entrega directa que hacen las personas de bienes, colectas, cuotas u otros donativos. Las diócesis españolas tienen tres fuentes de financiación: a) aportaciones directas; b) actividades propias; c) aportaciones a través del IRPF.

Se calcula que la actividad de la Iglesia supone un ahorro de 30.000 millones de euros para las arcas públicas. La Iglesia tiene que hacerse más presente en la sociedad, potenciar las labores sociales concretas que realiza, informar de lo que es más importante, ser transparente con la gestión de los recursos económicos y animar a los ciudadanos a comprometerse a apoyar a su Iglesia en su ingente tarea.

La Iglesia se edifica creciendo en santidad en sus miembros mediante la fe, los sacramentos y la caridad. Esta realidad espiritual se hace patente en la visibilidad de la Iglesia que necesita más medios organizativos y materiales que dependen de nosotros si somos  generosos.

Todos somos corresponsables del sostenimiento de nuestra parroquia y de nuestra diócesis. Participa con tu tiempo y con tus talentos y colabora económicamente. La Iglesia necesita tu ayuda y tu compromiso económico.

+ Ángel Rubio Casto, obispo.

Administrador apostólico de la Diócesis de Segovia

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Articles
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca. CARGOS PASTORALES Tanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004. El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año. El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor. Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.